Solidez, madurez, paciencia y sufrimiento (Opinión)

Escrito por: Bienvenido Picazo

lunes, 28.02.2022

Ya lo advertí, jugamos mejor contra los de arriba que contra los otros. Jugar bien, no siempre es sinónimo de partidazo, de goleada, de somos los mejores y tal y tal; no.

Exhibición táctica, nervios hasta más allá del pitido final, gradas desbordadas y sólo tres puntos, nada más que eso. Se ha ganado al mejor de la categoría, el que más goles mete y al que cuesta una barbaridad, no ya marcarle, sino crearle ocasiones. Tenemos, pues, mil motivos para estar satisfechos, razón por la cual, no nos debe desbordar ninguna euforia. Cuesta tanto posicionarse con tanta solidez aquí arriba, que sería una lástima que nos perdiera la soberbia. Es el momento de la templanza.

Sigo viendo al Alba muy sólido, por momentos da la sensación de que le cuesta moverse, pero es que es una maquinaria muy pesada, pareciere que todos los jugadores estuviesen agarrados por una cuerda cual marionetas y todos se moviesen lentamente al unísono. Esto claro, a menudo desenfoca el espectáculo, pero cuando nos sacamos la pasión de encima, vemos un equipo muy duro de roer. Es verdad que cuesta, y mucho, ponerse a analizar tácticas, movimientos, enroques y otras cábalas más propias del ajedrez, pero hemos de constatar que Rubén de la Barrera es un buen estratega. Y cabezón.

Esto de la testarudez, es buena cosa cuando se tienen claras y buenas ideas. En breve, creo que a nuestro míster, lo veremos entrenando más arriba y ojalá que sea en nuestro banquillo. No me gustaría tenerlo como rival.

El Villarreal CF «B», no defraudó, jugó con el rival, controló y esperó a dar su zarpazo, que en buena hora no llegó. Se encontró con el marcador en contra algo pronto y con un Alba que no le dejó vivir ni pensar y tuvo que remar mucho, para avanzar muy poco. El fútbol es ahora demasiado previsible, quiero decir que pocos se esperaban un partido de ida y vuelta, de goles por doquier y guerra sin cuartel, no, nada de eso, las pizarras se imponen y todo se decide por detalles. Lo que está claro es que estamos en la élite del grupo, que seguimos guardando un pequeño colchón con la promoción y que, aunque los tres de arriba ganemos nuestros partidos atrasados y se establezca una pequeña tierra de nadie, hay equipos que vienen desde atrás con fuerza y, por ello, toda la actual clasificación es indicativa, pero puramente anecdótica. Cada punto ganado contra cualquier rival, cuesta un jirón de piel.

Sólo somos décimos, desde que empezamos la segunda vuelta del calendario, nuestro talón de Aquiles, sigue estando en los partidos lejos de casa, pero todos los equipos tienen sus pequeñas debilidades. El mes de febrero, ya aventuramos que iba a ser de aúpa y no ha defraudado, hemos tenido nuestros resbalones, pero salimos de él con la moral y las posibilidades intactas. Lo digo, porque el hecho de no mostrar ninguna flaqueza grave, da cierto sosiego y es señal de que somos estables.

Nos gustaría estar primeros y tener diez puntos de ventaja con el segundo, pero estar segundos hace que no nos desgastemos tanto.

Para dirimir los esprines entre liebres y tortugas, se suele recurrir, casi siempre, a la fotofinish.