El Albacete se lame las heridas en Sevilla (0-2)

Escrito por: Hugo Piña

sábado, 21.05.2022

Victoria amarga del Albacete en Sevilla ante el Betis Deportivo por 0-2 con goles de Fuster y Rubén Martínez. El equipo de Rubén de la Barrera rompe una dinámica de dos derrotas consecutivas y lo hace con solvencia, goles y portería a 0. Sin embargo, la fiesta no pudo ser completa y el Andorra certifica su ascenso a Segunda División, objetivo manchego. Los de Rubén de la Barrera tendrán que viajar a Galicia para jugarse la plaza en el fútbol profesional. 

Con cambios y con la mirada puesta en Galicia. Así inició su partido un deprimido Albacete en Sevilla ante el ya descendido Betis Deportivo. La moral, tras dos derrotas consecutivas, era bajísima, máxime después de dejar escapar el premio gordo que no era otro que el ascenso directo. Y para ello había que quedar primero de grupo, cuestión imposible ya tras la victoria del Andorra.

Con iniciativa y con voluntad comenzó el equipo de Rubén de la Barrera el choque en suelo sevillano, llegando a portería rival y generando grandes opciones de marcar. Jordi Sánchez, Manu Fuster y Rubén Martínez ocasionaron oportunidades clarísimas de gol en unos doce primeros minutos brillantes del equipo manchego.

El gol sin embargo no llegaba, mientras que el Betis Deportivo, liberado, optaba por jugar al fútbol sin presión ni ataduras. Y eso con Baena es peligroso, jugador que a punto estuvo de adelantar al filial superado el ecuador de la primera parte. Poco después, lo que llegó fue el gol del Albacete, tras una gran combinación entre Martínez y Fuster.

Pase milimétrico del balear para que Manu Fuster definiera como hay que hacerlo frente a portería rival. El 0-1 llegaba en el 27’ y daba aire a un Albacete alicaído. Tras ello, el guion de partido no cambió y se comprobó como el Betis seguía intentándolo con las mismas armas. El Albacete pudo ampliar su ventaja si bien ni Sánchez ni Martínez se mostraron finos. Habrá que mejorar ese aspecto en los play off.

La Segunda parte arrancó como un vendaval bético ante un Albacete que nada podía hacer. Solo la falta de definición y la aparición de Bernabé permitían a los manchegos mantener la ventaja frente a un rival que se envalentonaba con poco.

Pero poco duro la alegria en la casa verdiblanca. El Albacete, tras unos minutos de tanteo, reformulaba el guión de partido a sabiendas de que conocía lo que estaban haciendo sus rivales directos. Entre tanto, llegó el gol de Rubén Martínez cerca de la hora de partido. Manu Fuster le devolvió la asistencia y el balear fusiló al portero bético para instaurar el 0-2 y tranquilizar con ello la necesaria y balsámica victoria ante un ya descendido como el Betis.

El Albacete se lamía las heridas y gustaba por entonces de la posesión hasta volver a sus origenes, aquellos que le han llevado a ser uno de los mejores equipos pero al que unos cuantos errores no le han permitido ser el mejor. Esto es el fútbol y solo queda saborear otra victoria más que rompe la dinámica y felicitar al Andorra, nuevo equipo de Segunda.