Rafa Gálvez: «Nos jugamos un ascenso y tenemos que ir a muerte»

Escrito por: Carlos Garrido Marqueño

domingo, 29.05.2022

Tras la derrota en casa frente al Costa Brava con la que el Albacete Balompié ponía el broche a la temporada regular en Primera RFEF, Rafa Gálvez, capitán y titular en el encuentro, hablaba en sala de prensa. El central no podía explicar lo ocurrido: «Es un día complicado, difícil de asimilar. No sé qué ha podido pasar».

Insistió en la importancia de pasar página: «Hemos llegado a un punto en el que acordarnos de estas cosas no importa. Nos vienen 180 minutos en los que nos jugamos la vida, nos jugamos una ilusión. Esto hay que olvidarlo».

Vio amarilla y se perderá el duelo ante el Rayo Majadahonda, el primero del playoff, por sanción: «Es un momento complicado a nivel personal. Este grupo de chavales ha demostrado que son una familia. Aunque estaré con ellos a muerte, habrá que verlo desde un poco más alto. Es una cosa que no me ha gustado, pero estaré con el equipo a muerte».

Confía en el equipo: «Este grupo de personas, ya no solo los jugadores, sino el cuerpo técnico y el club, ha demostrado una profesionalidad impresionante. Ahora es momento de olvidar lo que ha pasado, afrontarlo, asimilarlo, corregirlo y demostrar quienes somos y lo que queremos en un futuro».

Todos quieren el ascenso: «Creo que todas las personas que trabajamos en este club queremos eso. Ahora nadie lo ve, todo es negativo, pero mañana vuelve a salir el sol. Volveremos a trabajar con la ilusión intacta. Nos jugamos un ascenso y tenemos que ir a muerte».

No hará falta, como capitán, motivar al vestuario: «Creo que ya son lo suficientemente maduros, ya lo han demostrado. Cuando las cosas se complican, las han afrontado. Si nos paramos a lamentarnos, nos come el sábado. Esto está aquí ya, tenemos que liberar la mente y despejarla. El sábado nos jugamos la vida y hay que tener la mente tranquila».

Compara este escenario con aquel ascenso a Segunda que él mismo vivió con el Albacete: «Aquella vez quedamos primeros, éramos los mejores y al ganarnos el Lorca éramos los peores. Después ganamos. Terminar así no significa nada. Creo que lo más importante es nuestro nivel mental, centrarnos en el presente y enfocar nuestro futuro».