Las Copas sin susto, no son Copas (Opinión)

Escrito por: Bienvenido Picazo

lunes, 14.11.2022

Esperábamos un partido duro y difícil, pero no el sofocón que nos provocó nuestra visita a Granada. El CD Huétor-Tájar, así como eCD Quintanar del Rey, entre otros muchos, dignifican una competición, descaradamente diseñada para los mayores, pero que algunos irreductibles liliputienses, se empeñan en, no sólo no poner alfombras rojas a los grandes, sino que llenan los campos de trincheras y, en algunas ocasiones, gracias a su tozudez, la competición se reencuentra con el fútbol y la emoción de tiempos pretéritos. A pesar de las derrotas, enhorabuena a los hueteños y a nuestros vecinos conquenses.

No terminó de salir del todo bien la novedosa alineación, ya que el rival estuvo más que respondón, y el terreno de juego no era el idóneo. No, no son excusas, pero los menos habituales, deberán esperan a la siguiente eliminatoria o a seguir haciendo los deberes. En cuanto al césped artificial, no termino de entender, con lo que han evolucionado los céspedes, cómo es posible que no se haya extendido esta superficie a otras categorías superiores. Aunque también tienen sus cuidados y riegos, no son tan onerosos como los naturales. No es el momento de tratar semejante tema en esta modesta colaboración, pero convendría que se pusiera este debate en la palestra.

Aunque con el éxito que tienen mis sugerencias, imagino dónde terminará esta. Pero, ya puestos, no me gusta que el verde del Belmonte, lo pisen los que no van a jugar. ¡Ea!, ahí queda eso.

A ver qué rival nos corresponde para la siguiente eliminatoria, pero ya les adelanto, que tendremos que pasar otro mal rato. Entre que la Copa, no figura entre nuestras prioridades y que hay otros, que naturalmente, buscan su minuto de gloria, los que estamos en tierra de nadie, estamos condenados, a eso, a pasar malos ratos.

Ya me gustaría que el Alba estuviera exento hasta octavos, como les ocurre a los millonarios, que luego presumirán del título, pero así se las ponían a Felipe II. Por si no tuviesen suficientes ventajas, no entiendo eso de que haya equipos que se añadan a la competición, cuando les apetece. Serán cosas de la televisión y otras zarandajas crematísticas, que se me escapan.

Por eso, cuando vemos equipos más que modestos, dar la cara, inevitablemente me enternezco y  me cabreo a la vez. Unos tanto y otros, tan poco.

No tengo ninguna preferencia por el rival, ya que sigo pensando que esta competición nos viene bien, para seguir con probaturas y dar respiro a los jugadores más utilizados. Recuérdese que la temporada es larguísima y la segunda vuelta, a algunos, se les pueden acumular cansancios, por lo que la Copa de SM el Rey, es una suerte de bálsamo para todos. Por ello, debe importarnos poco el manipuladísimo sorteo. Por supuesto, sería un alegrón vernos en las eliminatorias más jugosas, siempre y cuando no fuese en detrimento de nuestra gran obsesión, que no es otra que la permanencia en Segunda división.

Tras el patético sorteo tendremos que volver a Andalucía, para enfrentar a otro de los grandes favoritos al ascenso: el Granada CF, equipo al que le está costando acomodarse, pero que, sin duda, estará en la pomada final. Tras el ajetreo de la Copa, nos espera un examen de lo más exigente. Este paréntesis nos ha venido bien, sobre todo, para poner en orden todas las emociones que arrastramos desde La Coruña.

Esto es un sinvivir.