Ponferrada, sonrisas y buenas sensaciones (y frio, claro) (Opinión)