Garrido lo vivió y sufrió como uno más; de nuevo en la grada del Artés Carrasco

No fue al palco

Como ya hiciera en Toledo, el presidente José Miguel Garrido decidió vivir el partido del Alba ubicado en la Tribuna junto a decenas de seguidores del Alba. No estuvo en la Grada Lateral donde se sentaron los 2000 aficionados manchegos, pero sí buscó otra zona de la Tribuna donde había un nutrido grupo de seguidores visitantes. Garrido lo vivió y sufrió como el resto, aplaudiendo y gritando en los cánticos que la afición del Alba no dejó de entonar durante toda la tarde, y se le vio especialmente emocionado cuando Tomeu Nadal logró detener el penalti.

En el palco del Artés Carrasco estuvo Luis Castelo, al que de nuevo le tocó representar al club en esta posición, porque el ‘aficionado’ Garrido quiso vivirlo como un albaceteño de a pie más.

Compartir...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Sé el primero en comentar

Dejar un comentario