Escrito por: Javier Robla

domingo, 07.10.2012

Quién iba a decir a los rodenses que llegarían partidos donde serían claramente favoritos en la categoría. El buen trabajo de estas temporadas hace que ante el Loja, los pronósticos indiquen una clara victoria de los rojillos, aunque primero hay que conseguirla en el campo. La única vez que el Loja visitó la provincia de Albacete le cayeron 4 goles, siendo penúltimo clasificado y el equipo con más goles encajados. Desde luego, a los granadinos les está costando en esta categoría.

El principal problema es que ser favorito requiere demostrarlo en el campo, echarte a las espaldas la responsabilidad y manejar todos los factores. Unas lides en las que La Roda no está acostumbrado a jugar, a lo que hay que unir el planteamiento defensivo del Loja. El partido a priori se puede vender como una carrera contrarreloj para abrir la lata de los blanquiazules.

Aún así, este Loja ha evolucionado y no es tan sencillo como pueden indicar los números. Llegan de plantar cara en los últimos partidos a Cartagena y Arroyo. El líder sólo pudo ganarles por la mínima y cerca del final del encuentro. Pagan los granadinos su casi nula pegada arriba, porque defensivamente han mejorado. Además, todo su trabajo va destinado a reforzar un entramado defensivo difícil de abrir, con muchos hombres y muchas veces una defensa de cinco jugadores

Los problemas en La Roda están, otra jornada más, en los centrales. La pareja que jugó en Sanlúcar está fuera: Rojas y Samu. Un puesto será lógicamente para Castellanos, pero en el otro se quería que jugará ya Pelegrina volviendo de su lesión, aunque parece demasiado precipitado. Rojo va a intentar que esté el ex del Puertollano, pero de no llegar podría ser Patuso quien jugase como central o incluso Góngora. El resto del equipo sin novedad, repitiendo titularidad Jordi Pablo.

En el conjunto visitante los problemas físicos llegan en la portería, donde Rafa Avilés volverá a jugar ante los problemas de Tejera. Para los de Estévez, la portería está siendo un quebradero de cabeza durante todo el año con muchas dudas. Puede repetir el once de la semana pasada dejando de nuevo en el banquillo a Pedro Corral y jugando sólo con un delantero. En función del desarrollo del choque el esquema será un 4-5-1 o un 5-4-1.


Ojo a: Gato
. Lleva tres goles en la campaña, concretamente todos los que ha marcado el equipo, y hacer tal cantidad en el Loja es como llevar 6 ó 7 goles. Delantero interesantísimo al que empieza a a seguir algún filial, con 23 años. Muy rápido, con buena definición de cara a puerta. Además el Loja se adapta bien a su manera de jugar, ya que es un delantero de contraataque y de salir rápido. Técnico, una flecha, algo irregular pero si tiene espacios es imparable.

El Tapado: Rubén Peces. De lo más prometedor que tiene el Loja. Es central, corpulento y que va bien de cabeza. Se ha convertido en el escudero del capitán Nino en la defensa, complementándose muy bien con el granadino. Es uno de los pocos jugadores que no es natural de la región, aunque se ha criado allí en la cantera del Granada. Su mayor problema es que es muy lento, pero marca muy bien y es capaz de secar a un delantero de los tipo “tanque”. Ideal para cubrir a Megías.


CLAVES DEL PARTIDO:

Tener calma y mover el balón: Es uno de esos partidos donde hay que mover, mover y mover el balón buscando el fallo en el balanceo de los defensores, que acaba llegando. La Roda es de los equipos de la categoría que mejor mueven el balón y no deberían tener problemas con ello.

Conseguir superioridad en las bandas: El Loja planta muchos hombres de músculo en el centro del campo y como centrales, con jugadores más técnicos abiertos. El centro del campo debe abarcar todo el césped y que los laterales doblen a los extremos continuamente, para ser más arriba.

La Roda tiene un planteamiento para la liga muy cómodo, y es que todo lo que sea sumar es un paso más cerca hacia esos 45 puntos de la salvación, pero ante el Loja es una oportunidad tan buena de ganar que dejaría un empate un sabor amargo. Rojo volverá al banquillo tras su sanción en una ocasión ideal para sacarse el mal sabor de boca de la derrota en Sanlúcar, con tres puntos que coloquen al equipo a tiro de piedra de los playoffs y empatado con el Cádiz.