Informe: Así se gestó la salvación del Real Oviedo

Desde que el Real Oviedo lanzara el SOS a la opinión pública allá por el mes de noviembre tras la recaudación de tan sólo 59.823,75 euros en la primera fase de la ampliación de capital, la maquinaria se puso a funcionar a marchas forzadas por parte del propio club, instituciones y afición con el fin de lograr el objetivo de la viabilidad de la entidad azul.

El histórico club carbayón, de 86 años de historia, 37 en la máxima categoría del fútbol español, y con unos 9.000 socios, lleva atravesando la que probablemente sea la peor década de su historia tanto en el ámbito deportivo como económico. Ese apoyo mayoritario de la ciudad ha sido precisamente una de las claves de la supervivencia de la sociedad en momentos donde las principales fuerzas sociales dieron la espalda al Oviedo después de años y años de gestión irresponsable.

Los aires de cambio se gestaron este verano. La entidad pertenecía mayoritariamente a Alberto González, empresario asturiano que ni tan siquiera participaba del día a día del club, puesto que desde hace muchos meses permanece en paradero desconocido, huido de la Justicia por dos delitos de fraude fiscal. Así las cosas, el accionariado minoritario del Oviedo, capitaneado por un hombre ligado al mundo del fútbol como Toni Fidalgo, y con el apoyo del Ayuntamiento de Oviedo, consiguió derrocar a los gestores que regían la nave azul y formar un Consejo de transición que sentara las bases de una nueva mentalidad.

Tras la entrada de Fidalgo y sus hombres en el club, una vez puesto en marcha el proyecto deportivo, el trabajo se escenificó en la cuarta ampliación de capital: se buscaban 4 millones de euros, de los cuales mínimo eran necesarios 2,5 con el fin de salvar la causa de disolución de la entidad (1,9 millones) y los pagos a corto plazo (600.000 euros). La empresa era complicada. La estrategia se basaba en lograr 300.000 euros de los pequeños accionistas y que el resto llegara de la mano de un grupo inversor.

Para incentivar la participación, se promovieron diversas iniciativas. Caja Laboral accedió a conceder préstamos de 300 a 1.000 euros a un interés del 0% y el club ofreció descuentos de 25 a un 40 por ciento en los próximos abonos para los paquetes medianos de acciones, así como derechos VIP de localidades y plazas de aparcamiento.

Con todo, el movimiento de venta de acciones no marchaba como se esperaba, cerrando la fase de suscripción preferente con 59.823,75 euros. Es entonces cuando todo el mundo cierra filas en torno al Oviedo. El alcalde de la ciudad, Agustín Iglesias Caunedo, reunió en el Consistorio a 15 figuras relevantes de sectores tan amplios como el comercio, entidades financieras, construcción y hostelería. También se retomaron relaciones con el Gobierno autonómico asturiano seis años después de que se rompieran las mismas. Unos y otros fueron los primeros que se sumaron a la adquisición de acciones a título particular y prometieron ayuda indirecta.

Quique Pina, empresario reconocido ligado al mundo del fútbol, mantuvo encuentros con gestores actuales y pasados y dio su compromiso de invertir 500.000 euros siempre que se le garantizara el control del club al menos hasta 2015. Además, hasta cinco grupos empresariales extranjeros (mexicanos, holandeses y chinos) solicitaron información.

El popular periodista británico Sid Lowe realizó un llamamiento vía Twitter al que rápidamente se sumaron los futbolistas Cazorla, Mata, Michu y Adrián. La avalancha de interés fue desmedida y desde el departamento de comunicación se dotó a la web oficial de un servidor de mayor capacidad y la misma se tradujo a inglés para facilitar la adquisición de acciones a aficionados de todo el mundo. Al mensaje de ayuda a través de las redes sociales se adhirieron otros futbolistas reconocidos como Ander Herrera, Goitom o Morata y personalidades como el cantante Melendi o el gaitero escocés Fred Morrison.

La plantilla se sumó al completo a la compra de acciones. Y los ex futbolistas azules tampoco quisieron fallar a la llamada. Pelayo, Aulestia, Perona, Esteban, Juanma, Nano, Rubén García, Víctor Díaz… Todos predicaron con el ejemplo. Tampoco faltaron a la cita otros clubes de la ciudad como el Oviedo Moderno de fútbol femenino, el Oviedo Tradehi de rugby o la Unión Financiera de baloncesto.

Entre tanto, en la sede social del Oviedo las reuniones eran constantes: peñistas, veteranos, aficionados, voluntarios. Los rectores, en colaboración con estos últimos, decidieron reforzar la campaña “Mil por mil”, buscando tantas empresas que contribuyeran con 1.000 euros cada una a la causa. Una veintena de voluntarios fueron recorriendo locales de la ciudad intentando captar capital. Durante el primer día consiguieron la colaboración de hasta 70 comercios. Algunos hosteleros también decidieron donar íntegra la recaudación del fin de semana.

Pese a la avalancha de pequeños accionistas que pusieron su granito de arena (medio millón de euros en tan sólo una semana) y desbordaron las previsiones más optimistas del Consejo, la cifra seguía siendo insuficiente. Las miradas se trasladaban a los mayores accionistas de la entidad. Sin embargo, ni Control Sport (de Alberto González y Vaca, recién desalojados del club), ni Celso González ni Ayuntamiento estaban por en situación de participar en la ampliación.

Por tanto, tocaba seguir buscando un golpe de efecto que definitivamente hiciera a un inversor confiar en el proyecto. Quizá éste llegó con la aportación de 100.000 euros por parte del Real Madrid. Una donación canalizada a través del Ayuntamiento de la ciudad. No en vano su edil de deportes, Jorge Menéndez Vallina, amigo de José Ángel Sánchez, director general del club de Concha Espina, venía desde verano pidiendo ayuda de algún tipo. La sorpresa fue que llegara así, directamente en metálico. Con ella y el empuje de la gente se rebasaba el millón de euros.

A cuatro días de la finalización de la ampliación de capital, Fidalgo anunciaba la llegada de diversas aportaciones de última hora de unos 20.000 euros que prácticamente asegurarían la salvación de la causa de disolución. Es entonces cuando los grandes comenzaron a mover ficha. De 5 iniciales, pasó a haber 13 grupos interesados en la inversión. Pero sólo uno dio un paso al frente. Al menos públicamente.

Quique Pina volvió a confirmar su interés, reconociendo que dada la cuantía máxima de la ampliación (17 millones), el riesgo de invertir era evidente ante la situación de no lograr la mayoría accionarial. El reloj corría y Pina jugaba con esa ventaja, buscando mejores condiciones. Conforme se acercaba la hora y no obtenía respuesta, el murciano dobló su apuesta y prometió invertir hasta un millón de euros mientras se le asegurase el control hasta 2015.

El Ayuntamiento dio luz verde a dicha condición de ceder sus acciones, sin embargo hizo extensible el acuerdo a aquel grupo que pusiera más dinero. Asimismo, el consejo de administración del Oviedo se comprometió a devolver a Pina su inversión si a ultimísima hora llegaba alguien que le arrebatara su posición privilegiada.

Precisamente fue en los últimos momentos cuando fructificó la negociación con el magnate y hombre más rico del planeta, Carlos Slim, tras una semana de negociaciones. Una vía que surgió de una broma telefónica y que se mantuvo en secreto hasta el último momento. El mexicano puso sobre la mesa dos millones de euros y pasó a controlar la entidad. La euforia era tal que la afición se reunió en el Tartiere para festejarlo.

El oviedismo no sólo lograba el sueño de subsistencia, sino que también conseguía dotar a la entidad de una estabilidad, a través de la ratificación del Consejo, y unos recursos económicos que le permitirán mirar al futuro con optimismo y encarar con ilusión el reto del ascenso a la Liga de Fútbol Profesional.

En resumidas cuentas, el éxito del Oviedo se sustentó en seis pilares:

1.- El buen trabajo de un nuevo consejo de administración serio y transparente.
2.- La influencia de caras conocidas (Sid Lowe, Cazorla, Mata, Dani Martínez, etc.)
3.- La brillante gestión en materia de comunicación y de acceso a las acciones.
4.- La movilización de la afición asturiana.
5.- La colaboración de las fuerzas sociales de Oviedo y el Principado.
6.- La generosa aportación exterior.

Compartir...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

2 Comentarios en Informe: Así se gestó la salvación del Real Oviedo

  1. señores….no han inventado nada losdel oviedo…son cosas k ya pediamos aki y pedimos….lo unico que seme ha encendido la luz es en traducir la pagina web del alba al ingles frances y aleman.y seguir moviendonos,buscando d una vz la participacion y ayuda de tanta y tanta gente ligada al alba yk es conocidisima en el futbol…..y xkno del real madrid! con el mejor presidentd del mundo del futbol,su presidente…don Santiago Bernabeu…siendo d almansa…yk han hecho negociaciones con el ayuntamiento,y del alba nada d nada….nose….hay k ir puerta x puerta….

1 Trackbacks & Pingbacks

  1. Bale y Neymar disfrazan la crisis del fútbol español | publicogt.com

Dejar un comentario