El joven Kike García consiguió su primer gran éxito como boxeador

Entrevista

El albaceteño Kike García consiguió el pasado sábado en la localidad ciudadrealeña de Villahermosa su primer gran éxito como boxeador, apenas dos meses después de su debut. Las interminables sesiones golpeando al saco, los innumerables asaltos de sparring y las largas carreras debían verse reflejadas en su rendimiento sobre el cuadrilátero en la final del Campeonato de Castilla-La Mancha que le enfrentaba al toledano  José Manuel Pilar, pupilo de José María Tristán, preparador, entre otros, del excampeón mundial Javier Castillejo. Cerca de treinta personas se desplazaron hasta la velada para arropar a García, que disputaba la pelea principal de la noche.

Una vez que se apoderó del centro del ring, el albaceteño conectó sobre la anatomía de su rival sus potentes combinaciones, que obligaron al árbitro a realizar una cuenta de protección a Pilar cuando sólo había transcurrido un minuto y medio del primer asalto. Treinta segundos después, la pelea concluía, colgándose posteriormente el boxeador albaceteño la medalla de oro que lo acredita como el primer campeón regional en la categoría joven en la historia de Albacete. La presea tiene un doble premio para García, ya que le garantiza su presencia en el próximo Campeonato de España, que se celebrará en el próximo mes de octubre.

A García, al que apodan “El Patrón” porque siempre salta al ring con una de las canciones de la serie “Narcos”, le viene la pasión por este deporte por parte de su tío, Jesús García, que fue uno de los primeros boxeadores que representó al Fight Club Albacete en competiciones oficiales. No ha sido hasta los dieciséis años cuando Kike García ha decidido dedicarse a este sacrificado deporte, que le obliga a llevar una vida disciplinada. A pesar del temor inicial a que su hijo practicase este deporte, dados los clichés que arrastra, sus padres se encuentran encantados con que boxee, ya que su comportamiento y rendimiento académico ha mejorado notablemente desde que compite.

“El boxeo te obliga a pensar sólo en él para poder hacer el mejor combate posible. Tengo que cuidar mucho las comidas y planificarme bien, porque tengo que acostarme temprano para recuperar bien, aunque tampoco me quedan fuerzas para mucho más después de los entrenamientos. Cada vez que boxeo es una sensación única, por la que merece la pena todo este sacrificio”, dice García. Con el Campeonato de España en el horizonte, García volverá a pelear el 10 de junio en Valencia, actuando una vez más como visitante, a lo que ya comienza a acostumbrarse. “Tengo la suerte de contar con una gran esquina que me ayuda en todo momento. Saben lo que es beneficioso para mí y se preocupan por buscarme las mejores oportunidades, yo me limito a entrenar y disfrutar”, comenta el púgil albaceteño.

En el equipo del Fight Club Albacete prefieren no pecar de optimista, a pesar de que el rendimiento de García invita a ello; “Todo boxeador tiene sus dudas antes de iniciar su carrera, pero Kike ha optado por tomarse en serio este deporte y si sigue trabajando de esta manera, él será quien marque hasta dónde puede llegar. Intentamos incorporar nuevos elementos en cada entrenamiento, porque es como una esponja, trata de absorber todo. Es importante que sea consciente de que ha llegado hasta aquí por su sacrificio, porque nadie le ha regalado nada. No podemos estar más contentos, no nos dio tiempo a verle apenas sobre el ring porque terminó el combate por la vía rápida”, dicen sus entrenadores, que continúan cosechando éxitos históricos para el boxeo de nuestra ciudad, que vive un momento dulce desde la creación del Fight Club hace cuatro años.

Compartir...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Sé el primero en comentar

Dejar un comentario