El Alba, económicamente aliviado tras su ascenso a la Liga 123

En la lista de morosos

El equipo castellano manchego ha conseguido ascender a Segunda División tras una temporada en la categoría de bronce o ‘el pozo’, definición gráfica de lo que supone estar en Segunda B para una entidad como la que preside José Miguel Garrido Cristo junto a sus socios.

Este premio en forma de ascenso traerá consigo muchísimas ventajas, algunas de las cuales ya las conoce el aficionado blanco porque hasta hace tan solo doce meses, los manchegos estaban en la categoría de plata y ahora llamada comercialmente Liga 123. Mayor repercusión, mayores influencias o simplemente abrir los periódicos y ver informaciones del Albacete Balompié son algunas de las ventajas que tendrá el ‘sufridor’ albacetista la próxima temporada.

Sin embargo, para los que manejan los hilos del club, el ascenso supondrá unas ventajas enormemente favorables para la estabilidad real de un Albacete que hace unos días se encontraba con que aparecía en ‘lista de morosos’ de la Agencia Tributaria y con una deuda de 3,8 millones de euros. Y si para los aficionados y el entorno poder ver al Alba en Segunda es un respiro, para Garrido y sus efectivos socios será un respiro, pues se espera ahora que con los ingresos de televisión se puedan obtener unos 6 millones de euros.

A esta cifra también habría que añadirle las sumadas por abonos, quinielas, patrocinadores y demás ingresos extra que harán del próximo presupuesto una equilibrada balanza de pagos y la supervivencia del Alba de una manera más fidedigna tras el ascenso al fútbol profesional.

Compartir...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Sé el primero en comentar

Dejar un comentario