El pichichi del Alba se sacrifica por el objetivo común de todos

Héctor Hernández

Seguramente el de ayer no fuese el partido más notorio de un Héctor Hernández que fue cambiado en la segunda parte. Y es que, nada más reanudarse el encuentro, el Atlético Baleares anotaría en el cincuenta y seis de partido, momento en el que el técnico José Manuel Aira decidió dar entrada, de manera ipsofacta tras el tanto recibido, a Josán. Así, el mediocentro alicantino intercambiaría su posición en el extremo derecho con un pletórico Iván Sánchez, quien además haría las labores de mediapunta y que hasta ese momento hizo el canario y pichichi del Alba Héctor Hernández.

Con veinte goles, se trata de la principal figura ofensiva de un Albacete que en estos play off de ascenso parece haberle costado encontrar el ‘camino’ del gol, pues la creación de ocasiones, tal y como mencionaba su propio técnico en sala de prensa en la previa del viernes, podría estar de entre los equipos que más ocasiones de gol habían generado en esta fase de promoción de ascenso a Segunda.

Y Héctor Hernández parece haberlo entendido. Parece haber comprendido su nuevo rol en el equipo albacetista en este final de campeonato, en donde ahora no hay objetivos personales ni premios goleadores, sino que lo que ahora toca es representar al grupo humano y dejar que el equipo al completo reproduzca lo mejor posible las intenciones del técnico. Por ello, recordamos ahora cuando el polivalente jugador cedido por el Atlético de Madrid era sustituido en algunos compromisos ligueros, mostrando éste una rabia considerable en la banda que se hacía manifiesta con las botellas de agua y los gestos. Ahora, el pichichi del Alba, ha comprendido a la perfección su rol en un equipo que volverá a jugar la final por el ascenso a Segunda División A y en la que se espera la mejor versión de un Héctor Hernández que, tras su temporadón, comienza a ser reclamado por las hordas atléticas para el primer equipo este próximo verano.

Compartir...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Sé el primero en comentar

Dejar un comentario