Garrido, el presidente que ha hecho vivir a la afición del Alba dos ascensos en 4 años

Desde 2013

El 24 de octubre de 2013 aterrizó a la presidencia del Albacete Balompié un José Miguel Garrido que aparecía en el momento más delicado de la historia del club. Se convertía en el cuarto presidente del Alba ese año, y llegaba a un club sumido en una profunda falta de liquidez, con impagos de nóminas y donde el presupuesto ya estaba agotado y solo era octubre. El futuro del Alba era más oscuro que nunca, y el esperpento vivido tras el paso de Echevarría no hacía sino aumentar la incertidumbre y el profundo sentir de que esta histórica entidad podía estar viviendo sus últimas horas de vida.

Sin embargo, Garrido aportó seriedad, una gestión eficaz y se jugó su dinero. Gracias a la tranquilidad que aportó y al brillante trabajo de Víctor Moreno y Luis César Sampedro se consiguió el ascenso a Segunda en la 2013/14. Al año siguiente logró dejar al equipo en Segunda y en la 2015/16 sufrió un descenso que ha sido su mayor mancha desde que es presidente del Alba. Cometió errores que costaron un pobre descenso, pero no abandonó el barco y esta temporada, con Aira de entrenador y una plantilla de nivel, ha podido brindar de nuevo a su afición la fiesta de otro ascenso. Son solo 4 temporadas, pero con Garrido de presidente están garantizadas las emociones fuertes: 2 ascensos y 1 descenso. Y sobre todo, con él de presidente, el Alba sigue existiendo.

Compartir...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Sé el primero en comentar

Dejar un comentario