El Alba vive de las rentas y vence al colista de Segunda (2-1)

Escrito por: Hugo Piña

domingo, 15.10.2017

De más a menos. Ese fue el partido de un Albacete que empezó de manera brillante con un doblete de César de la Hoz. Por delante en el marcador y cansados física mentalmente, los de Enrique Martín vieron como tuvieron que sudar ‘tinta china’ para mantener la ventaja ante el colista. Carlos Fernández le pondría picante a un partido en el que las sensaciones transmitidas por los blancos preocuparon y mucho

La décima jornada de liga en Segunda División presentó un partido lleno de urgencias entre el colista y el penúltimo clasificado de la categoría. Y es que aun con tan solo diez jornada transcurridas, la relevancia de los puntos comienza a ser notoria en una competición tan compleja como la división de plata. Enrique Martín y Tevenet se enfrentaron por tanto en pos de sumar un triunfo necesario en ambos contendientes.

 

El técnico navarro introdujo hasta seis novedades en el once respecto al choque del pasado jueves en Pamplona, contando con cambios en todas las líneas menos la portería. Tomeu Nadal, Arroyo, Chus Herrero, Saveljich, Gaffoor, Bíttolo, Gálvez, de la Hoz, Dani Rodríguez, Héctor Hernández y Zozulia fueron los once protagonistas que Enrique Martín puso en liza para bregar ante el colista de la división de plata del fútbol español.

 

El partido comenzaría acuciado por el tremendo calor que todavía sigue azotando la capital albaceteña llegados a esta fecha. Sin embargo este Albacete de Martín Monreal, y en el Belmonte, parece salir más que enchufado a los partidos. Y es que como ocurriera hace siete días y ante el Lorca, los blancos -hoy de rosa- comenzarían anotando en su primer acercamiento. Corría el 3’ de partido cuando César de la Hoz se inventaría un certero disparo ante el que el cancerbero visitante Caro nada podría hacer.

 

Escenario idílico nuevamente para los de Enrique Martín en el Carlos Belmonte, que se volvían a adelantar en otro gran comienzo de partido a su rival. Por su parte, los de Tevenet intentaron tras el mazazo del gol poner en marcha su estilo de juego. Subrayar de paso que faltaba intensidad en el filial sevillista, que apenas puso en aprietos a un Tomeu Nadal que vio plácidamente los primeros cuarenta y cinco minutos.

 

En el veinte de partido y con el Albacete controlando cómodamente el tempo de los primeros minutos, llegaría el segundo de César de la Hoz. Falta sacada rápidamente por el ataque manchego y el goleador de la tarde que anotaría el segundo en su cuenta particular al batir a Caro por bajo. Arranque de partido brillante de un Alba que se encontraba por delante con un dos a cero a favor ante el colista.

 

A partir de ahí el choque bajó en intensidad y en el que el tremendo calor comenzaría a notarse sobre el verde del Belmonte. Ni unos ni otros mantuvieron una tendencia al alza en unos primeros cuarenta y cinco minutos en los que el rival, el Sevilla Atlético no encontraba salida al juego ofensivo. Tres acercamientos al marco de Tomeu y apenas un disparo peligroso entre palos. Los de Enrique Martín mientras tanto y con orden y rigor defensivo, se mantenían expectantes al transcurrir del cronómetro.

 

 

La segunda parte comenzaría con mejores intenciones por parte del Sevilla Atlético. Y es que en los primeros compases de la reanudación, los de Tevenet verían alterado su ritmo de partido con dos grandes acercamientos a la portería de Tomeu Nadal. El Albacete para entonces mostró su peor versión, apático por momentos y dándole la manija del juego a su rival.

 

El filial sevillista dominaba por completo a un Albacete que varió su dibujo con las entradas en el verde de Espíndola y Erice, momento en el que los manchegos necesitaban meter una marcha más al partido. Fruto de esa inanición local llegaría en el sesenta y cinco el gol del Sevilla, momento en que Carlos Fernández empalaría un esférico al fondo de las mallas.

 

A partir de ahí tocó ‘canguelo’ en un Belmonte que veía asombrado la tremenda parsimonia de su equipo, que tan brillante había comenzado el choque en la tarde dominical. Martin daría entrada para entonces a Néstor Susaeta, buscando darle consistencia a un centro del campo totalmente fundido. Ya en los últimos quince minutos pareció haber reacción de los manchegos, que dispusieron de las botas de Espíndola en primer acercamiento serio y que se terminaría marchando por poco de la cepa izquierda de Caro.

Vivia el Albacete de Enrique Martín de las rentas cosechadas en la primera parte, contemporizando por completo los instantes finales y madurando una segunda parte que sin lugar a dudas era para olvidar.  Tuvo el filial sevillista la última oportunidad en un cabezazo que se marcharía a escasos centímetros del marco de Nadal.