Los postes evitan otra victoria del Alba (0-0)

Escrito por: Hugo Piña

sábado, 28.10.2017

El Albacete Balompié sumó otro punto ante el Huesca (0-0) en la 12a jornada de Liga 123. Los de Enrique Martín, sin llegar a dominar a su rival y el tempo del encuentro, dispusieron de las mejores oportunidades para ganar. Los postes sin embargo lo evitaron, y Néstor Susaeta hasta en dos ocasiones vieron como el esférico era repelido. Mejoría defensiva notable de un equipo que encadena otra jornada sin encajar, cortando la racha de goles encajados

 

El Alba recibió a la SD Huesca en la décimo segunda jornada de liga con dos novedades en el esquema de Enrique Martín. Néstor Susaeta suplió de inicio la sanción de un Dani Rodríguez que vio la quinta amarilla en León el pasado lunes mientras Mickael Gaffoor lo hizo en detrimento de Carlos Delgado. No varió el dibujo de 3-5-2 del preparador navarro, que saltó ante la SD Huesca con la misma intención que ha venido teniendo desde su llegada a La Mancha.

 

El partido comenzaría con alternativas entre albaceteños y oscenses en una jornada en la que los de Enrique Martín recibían al enrachado rival visitante. No obstante y pese a la dinámica de estos, el Albacete salió en los primeros compases de partido a plantear, sin miramientos, un partido en el que lo cierto es que las ocasiones no terminaban de perfilarse ni para uno ni para otro contendiente.

 

Más preocupados de mantener el orden y rigor defensivo y de Zozulia y Cucho, ni locales ni visitantes definían con claridad un partido en el que los de Enrique Martín demostraban una gran madurez. Transcurrido un poco más la primera parte, Néstor Susaeta dispondría de las dos mejores opciones de un Albacete que mereció, en cómputo general de los primeros cuarenta y cinco minutos, más.

 

Dos lanzamientos de Susaeta se estrellaron en el palo de Remiro, impidiendo que los manchegos se adelantasen en un partido en el que la SD Huesca tenía que estar con uno menos desde el 27’ por una doble amarilla perdonada al defensor Akapo. Los de Enrique Martín siguieron a lo suyo sin embargo mientras que la afición reclamó una expulsión que, claramente le fue perdonada al defensa del equipo oscense. El Albacete lo intentó en los compases finales de una primera parte en la que los de Rubí se estiraron un poco más pero sin llegar a generar peligro claro sobre el marco de Tomeu Nadal.

 

 

 

La segunda parte en el Carlos Belmonte proseguiría por los mismos derroteros anteriores. Bien plantados Albacete y Huesca y poco dados a ofrecer concesiones atrás, complicándole la vida a las referencias ofensivas de uno y otro equipo. Jeremie Bela en el costado zurdo sería el gran generador de las llegadas del Albacete en una segunda parte en la que la equidad era casi total sobre el rectángulo de juego.

 

Sin embargo y como ocurriera en la primera parte, el Alba y sobre todo Néstor Susaeta harían más y mejores méritos que su rival. El vasco a punto estuvo nuevamente y a balón parado de hacer el primero de la tarde, momento en que Remiro blocaría en la mismísima línea de gol. Más tarde y con una inercia positiva, los de Martín Monreal volverían a disponer, en las botas de Bíttolo ahora una nueva oportunidad para adelantarse en el electrónico.

 

Lo merecía y lo buscaba un Albacete que estaba siendo mejor que la SD Huesca. Y que el resultado que se estaba dando comenzaba a ser algo injusto con un Albacete al que tan solo la mala fortuna le estaba privando de ir por delante en el marcador. Resaltar que en la primera acción clara de peligro del Huesca, sería el propio Chimy Avila, jugador visitante, quien impediría el tanto oscense. Fortuna tuvo el equipo de Martín en la acción más peligrosa hasta el momento de su rival.

En los últimos compases se pudo ver a un Huesca algo más ofensivo y sobre todo menos estático, siendo Rulo y sus subidas por banda de lo más destacable. Martín Monreal dio entrada a Morillas y a Héctor Hernández, buscando con ellos buscar las últimas oportunidades de ganar un igualadísimo partido. No pudo ser y el encuentro concluiría con tablas pero con unas sensaciones, las del Alba, mucho mejores.