0-1: Nadar para morir en la orilla

Escrito por: Hugo Piña

sábado, 07.04.2018

Durísima derrota del Albacete en el Carlos Belmonte ante el Rayo (0-1). El tanto de Raúl de Tomás ajustició a un equipo que acabó con un trivote defensivo que no ayudó a la reconstrucción del juego tras encajar el tanto visitante. Zozulia fue el mejor del equipo y su salida se produjo en la segunda parte de un choque que refrenda la situación de los de Martín Monreal en este final de campeonato

Sin Roman Zozulia y con la mente puesta en Pelayo Novo, el Albacete comenzó un partido en el que la lluvia fue el principal invitado a un partido en el que los de Martín Monreal repitieron el once habitual de los últimos meses con Aridane y Bela en punta de lanza. Con el acicate del triunfo de la Cultural y Deportiva Leonesa en la tarde del sábado en Barcelona, los albacetistas se situaban (a la hora del partido en el Belmonte) a ocho puntos de la zona de descenso a Segunda División B.

 

Y a decir verdad en los primeros compases se notó, con los manchegos más activos y sobre todo con un Jeremie Bela dinámico en los metros finales de la portería de Alberto García. Suyas fueron los primeros acercamientos de un Albacete Balompié superior a un Rayo Vallecano al que le costó de inicio situarse en el rápido verde manchego, pero en el que, sobrepasados el cuarto de hora, y con la batuta ofensiva de Raúl de Tomás, dominarían a los de la ‘bruja’.

 

Sin crear excesivo peligro en la meta de Tomeu pero con el generador ‘De Tomás’ sobre el verde, los de Michel se encontraban cómodamente plantados en un terreno de juego que cada vez se encontraba más encharcado y rápido. Incluso el trencilla fue objeto de caída tras un resbalón en un partido en el que el homenaje a Pelayo en el 18 fue una de las citas más emotivas que se recuerdan en el feudo blanco. Durante un minuto, la hinchada local y parte de la visitante coreó y aplaudió a partes iguales.

 

El equipo rayista, salvo una llegada de Bela a pase de Aridane, siguió generando peligro en el marco de un segurísimo Tomeu Nadal. Las acometidas madrileñas fueron la nota predominante de una primera parte en la que los de Enrique Martín achicaron agua en todos los sentidos para irse con el cero a cero inicial.

 

En la segunda parte los derroteros siguieron siendo similares bajo la fina lluvia que en la noche de hoy sábado estaba cayendo sobre la capital albaceteña. El Rayo de Michel continuó incitando a los suyos con continuas acciones ofensivas que incluso dieron con un gol de Rául de Tomás anulado por presunto fuera de juego.

 

Para entonces, veterano y sabio como pocos, Martín Monreal daría entrada a César de la Hoz y Roman Zozulia en un doble cambio en el que la salida del ucraniano agitaría a un Albacete demasiado plano. Las hinchadas se fueron a la ‘gresca’ y Zozulia a punto estuvo, tras un cabezazo de perforar la meta de Alberto García. Mejoró notablemente la entrada del pichichi la versión de un equipo local que se resguardó con la entrada de Gálvez para incluir un trivote defensivo sin paliativos.

 

Zozulia volvió a tenerla tras otra acción ofensiva y Ba, jugador del Rayo tuvo que ser expulsado tras un codazo en el que debería haber visto la segunda amarilla. Varón Aceitón no lo entendió así y la parroquia local se quejó, una vez más, del arbitraje recibido. En el 85′ de partido y cuando el equipo de Martín tocaba el punto con los dedos de las manos, De Tomás adelantaría a los de la franja con un gol que, en mayor o menor justicia, daba con la cruda realidad de un equipo que tendrá que conformarse por pelear por la salvación tras quedarse a ocho puntos hoy de la misma.