Un año de Skyline (II): Tocó cambiar de míster a medio

Escrito por: Alberto Escobar

sábado, 14.07.2018

Los aficionados empezaban a ilusionarse con los nuevos movimientos, el nuevo proyecto y con la actuación de Skyline y acudían al Carlos Belmonte.

Se iniciaba el nuevo curso en Segunda división y los partidos no fueron como se esperaba. Hubo que tomar decisiones y Aira fue despedido para dar la bienvenida a Enrique Martín, un experto en salvar equipos que recogía al Albacete Balompié en la parte baja de la tabla. El nuevo míster reconstruyó el equipo dotándole de una nueva identidad que se mantendría a lo largo de toda la temporada, con un 3-5-2 como esquema predominante.

Llegaban los éxitos y poco a poco el conjunto escalaba posiciones en la tabla.

Skyline no dejaba de lado a la afición, inició nuevos proyectos con los que acercar el club a todos los aficionados y atraer a los nuevos. También pretendía que acudieran más personas al Carlos Belmonte por lo que llegaron ofertas con las que los que no estaban acostumbrados a ir al estadio tuvieran la oportunidad de hacerse con entradas a un precio asequible y atractivo.

Llegaban las navidades, el Carlos Belmonte se teñía de blanco, pero el frío no llegaba a las oficinas del club donde volvían los traspasos. Acuña y Cifu caían en el equipo como regalos de Papá Noel y los jugadores que no habían tenido espacio ni se habían adecuado a la plantilla abandonaron el conjunto manchego como es caso de Perdomo o la cesión de Danny Carvajal.