De Galicia nos llega otro lobo con piel de cordero (Opinión)

Escrito por: Bienvenido Picazo

viernes, 16.11.2018

Se nos viene encima otro partido trampa -en realidad, todos lo son-, nos llega otro rival en horas bajas, con lesionados, sancionados y convocados con sus selecciones. A otro perro con ese hueso. El Lugo es de poco fiar y tan peligroso que hasta ahora ha sido el único que ha conseguido doblegarnos en casa. Es verdad que la Copa no es la primera prioridad del Alba, pero que levante la mano quien aquel día de Feria no salió con cara de tonto del Belmonte. Nos dolió. Y todavía nos duele. Así que, estamos avisados.

 

Imagino que Luis Miguel Ramis pensará como yo y no se fiará de los gallegos aunque vengan con los alevines. El lugar que ocupamos en la tabla se debe, en buena medida, al respeto con el que hemos tratado a todos los rivales con los que nos hemos enfrentado, y quizá caímos en la Copa por ir un poco sobrados. Es perfectamente lícito que los rivales jueguen la taimada baza de la debilidad, pero los nuestros no deben dejarse engatusar por este tipo de artimañas.

 

El CD Lugo no es un rival menor, sin ir más lejos el año pasado no pudimos ganarle y esta temporada, como visitante, los lucenses ocupan una más que honorable novena posición. Su desempeño lejos del Anxo Carro es altamente positivo, ya que apenas han perdido dos encuentros. Como ha quedado dicho, el Alba ha sufrido yala potencia como visitante de los rojiblancos.

 

El aficionado está un poco excitado por tal y como se está desarrollando la temporada, pero seguimos con la asignatura pendiente de los partidos en casa. Decimocuartos estaríamos si sólo contabilizasen los resultados como locales, si bien es notable el dato de no haber perdido aún, no lo es menos el hecho de haber ganado nada más que en dos ocasiones. Es un dato lo suficientemente revelador, como para dejar las cuentas de la lechera para mejor ocasión.

 

Y digo yo que, puestos a soñar, soñemos con el ascenso directo, no con la caprichosa promoción, que se asemeja más a una lotería que al premio a una trayectoria.

 

Si me permiten la grosería de darles un consejo, les sugiero que salgamos -todos- de entre los brazos deMorfeo y centrémonos en los gallegos. A ver si por querer marcar el segundo antes que el primero, nos vamos a llevar un sofocón.