Fin de la primera parte y matrícula de honor (Opinión)

Escrito por: Bienvenido Picazo

domingo, 13.01.2019

Tras veintiún partidos, no nos queda nada más que quitarnos la boina y saludar una trayectoria cum laude. El Albacete Balompié está marcando otra época dorada, el Queso Mecánico está de vuelta, la prueba es que sigue sacando adelante los partidos más espesos. El Sporting de Gijón no vino, ciertamente, a La Mancha de paseo, dejó sus credenciales y mostró el momento en que se haya. Los nuestros, con el mono de trabajo puesto, dejaron su impronta de grupo rocoso. Como el rival no permitió florituras, o porque los nuestros no encontraron los caminos, pico y pala y a correr.  Ya saben cuál es mi profunda filosofía: un punto es un punto.

El liderato no debe, en ningún caso, convertirse en una obsesión, si algo nos debe quitar el sueño, no es nada más que asegurar matemáticamente la salvación, lo demás es un añadido, verbigracia, seguir viajando en el vagón de primera clase.

Puntito a puntito vamos poniendo tierra de por medio, sustos como el sufrido ante los asturianos sirven, a modo de catarsis, para solventar tardes aciagas. La moraleja es que el rival debe hacerlo muy bien para ganar al Alba. Haber perdido sólo dos encuentros es toda una gesta que debe enmarcarse debidamente, no por el hecho en sí del dato, sino por lo que representa en un año tan difícil. LaLiga123 no es una categoría apta para almas sensibles, acá no se hacen prisioneros y la mínima duda se paga remando en galeras.

Aspecto espectacular el del Carlos Belmonte con muchos asturianos y sin incidentes. No me canso de destacar el dato. Eso sí, lamento que los equipos no jueguen con sus clásicas indumentarias por culpa de las servidumbres de la publicidad y el márquetin.

Tampoco resulta baladí, una semana más, recordar las aptitudes tácticas de don Luis Miguel Ramis, un tipo de aspecto elegante que esconde sapiencia y carácter a partes iguales. El equipo engrandece al entrenador y viceversa, los grandes beneficiaros somos los sufridores en la grada o en casa o en el bar.

Empezamos con sol, con las gradas relucientes, con protestas y con risas y terminamos con el fresquito habitual de estas fechas, con el marcapasos sin bateríapero encantados de saber que tenemos un equipo que no tira la toalla, que procura tratar bien el balón y que nos tiene encandilados incluso cuando toca ir a contracorriente. El Alba sigue haciendo acopio de puntos cual hormiguita laboriosa, ya habrá tiempo para sacar la cigarra que todos llevamos dentro cuando llegue la primavera.