El Nuevo Arcángel y el efecto balsámico (Opinión)

Escrito por: Bienvenido Picazo

viernes, 01.02.2019

Tras la última derrota, la semana de descanso, las idas y venidas y los consabidos fichajes y contrafichajes llega la cita de Córdoba que no tiene mal color, pero ya sabemos que no hay enemigo pequeño, lo que nos va a obligar a volver a ponernos en modo “cuchillo entre los dientes”, porque tantas noticias ajenas a lo estrictamente futbolístico, han podido llevarnos al extravío. La prueba palpable es que desde que viajamos en primera clase, no lo vemos nada claro, nos va mejor ir de tapados, correr más y las guerras de guerrillas. Debemos todavía adelgazar algunos gramos superfluos para que nos quepa el esmoquin.

Dejaremos para la estadística que el balance histórico contralos blanquiverdes es parejo, y que el partido de ida contra los cordobeses fue la única goleada que ha infligido el Albaceteen la presente temporada; hace ya cinco meses de eso. Sólo en dos ocasiones hemos marcado tres goles en un mismo encuentro, este dato no deja de incomodarme y generarmedudas. Por lo que estas semanas sin competición, han debido de servir para afinar la puntería y, más importante aún, buscar la fórmula para generar juego buscando más verticalidad y definición.

Obviando los asuntos técnicos, que creo honestamente están en buenas manos, debemos recuperar con premura la solidez que, si no perdida, creo tenemos algo trasconejada. El equipo ha tenido algunos partidos grises, es verdad que contra equipos señeros pero, ojo al dato, todavía no hemos pasado la cacareada crisis, aunque prefiero pensar que estas dudas sobre el césped, son nuestra particular travesía en el desierto.

 

Si esto es así, estamos de enhorabuena y el partido de Córdoba va a ser una buena piedra de toque para comprobarlo y al mismo tiempo, presentir el estado real de los de don Luis Miguel. En 2019, todavía no hemos ganado. No es un dato demoledor, pero sí algo mosqueante.

 

En el intercambio de golpes del mercado de fichajes, el Alba a priori, ha perdido, como se dice en el argot pugilístico, algo de punch. De cara a la recta final, tengo para mí, que la excelsa primera vuelta nos va a servir de granero, para podervivir de las rentas en la segunda. Disculpen mi pesimismoendémico pero hasta que el equipo no vuelva a dar señales de aplomo y grandeza, prefiero quedarme con lo bueno de saber que, en el peor de los casos, no nos irá mal.

Espero que los nubarrones que avisto, sean sólo fantasmas míos, porque no se me escapa que queda muchísimo, que sigue la igualdad y que hay -al menos-, una docena de equipos en la pomada, nosotros somos uno más, pero no me olvido de nuestra situación de privilegio, de lo que se infiere que tenemos todas las expectativas intactas.