“Parece que no tenemos derecho a fallar cuando los demás sí lo hacen”

Escrito por: Hugo Piña

viernes, 15.03.2019

El Luis Miguel Ramis más directo y menos contemplativo que nunca. Hoy, en la conferencia de prensa que tuvo lugar en las horas previas al partido en Extremadura, hacía alusión el técnico tarraconense de los pormenores que dejó una derrota que fue tremendamente dolorosa. Por ser ante el colista pero sobre todo por cómo se produjo, con una imagen que distó mucho de lo que él y sus jugadores habían ofrecido hasta la fecha.

 

RAMIS, DOLIDO

Fue un partido flojo, pero hemos ganado otros días que hemos jugado igual. Cuando no estamos equilibrados, sufrimos. Cuando sucede, tenemos menos opciones de ganar. Pero tenemos que darle valor a lo que hace el equipo, merecemos estar donde estamos. Nos hemos repuesto a situaciones difíciles, como lo ocurrido en el mercado de invierno. Que parece que pasa desapercibido, pero no. Se fueron dos jugadores importantes y han venido otros, y el equipo ha seguido ahí. Tiene gran valor y es obra del trabajo diario. Parece que no tenemos derecho a fallar cuando los demás lo hacen. Tenemos derecho a no estar bien durante muchos momentos de los partidos, nos lo hemos ganado. Somos un equipo trabajador y humilde, que pelea. El equipo no se tiene que levantar, sigue de pie. Me hace gracia cuando leo que se tiene que levantar, y no. No estamos hundidos. Lo veo en el vestuario, no nos hemos caído nunca. Estadísticas tengo muchas y las gano todas. Hay que ponerlo todo en valor.

PARTIDO EN TARRAGONA

Si tuviera que plantear el partido de Tarragona de nuevo, lo haría igual. El problema en Tarragona fue que no hubo consistencia defensiva. No apretamos el balón como lo veníamos haciendo. Pero, tenemos derecho a equivocarnos. Corrimos lo mismo que el rival. En el fútbol hay que correr a tiempo, y el sábado pasado no. Por eso nos penalizó.

NO ESTÁ PICADO CON LOS MEDIOS

Estoy súper tranquilo. No estoy picado. Acepto igual la crítica que el elogio. Estoy en el punto medio. Entiendo la situación. Respeto la crítica, no me enfado. Defiendo el trabajo de mis jugadores, se han repuesto de situaciones complicadas. Estar donde estamos, con los equipos que hay detrás nuestra… El mensaje final es que no me toquéis a nuestros jugadores.