Acuña celebrando el gol del Alba. MATEOVILLALBA

No hay localidades (Opinión)

Escrito por: Bienvenido Picazo

lunes, 08.04.2019

¿Qué pasó en el Santo Domingo? ¿qué quiere decir que no había localidades?. Yo que pensaba que iba a ver reventas, mercado negro (¿se puede decir “mercado negro”, o es políticamente incorrecto?), dealers de todo pelaje y condición y resulta que estábamos cuatro amiguetes. Por un momento pensé que la afición local estaba protestando por algo y entrarían en el minuto 5 ó en el 10 ó en el 15, pero no, el tiempo pasó y seguimos los cuatro amiguetes. Misterios de la ciencia.

El caso es que lo que voló del Belmonte la semana pasada, lo recuperamos esta y con intereses. La primera de las finales salió de cara, pero esto no ha hecho más que empezar. Partido en modo correcalles, pero el domingo, el santo nos salió de cara. Lo que hago siempre en estas situaciones es mirar a don Luis Miguel, creo que es el único que sabe “ver” los partidos, en la grada se mira, pero no se termina de ver, por eso trato de consolarme mirando allá abajo. A veces, cuando lo veo negro viendo a Ramisdigo “bueno, él sabrá”, y cuando estamos todos felices y miro ahíy lo veo cabizbajo y meditabundo, se me congela la sonrisa. En Alcorcón, pasó un poco eso, yo lo veía muy azul muy oscuro, pero él parecía tan relajado que pensé que tenía tres o cuatro ases en la manga. Al final resultó que con una pareja de cincos, por decir algo, se llevó la mano. Otras veces con un póker de reyes, nos handesplumado. La Segunda es lo que tiene. Para colmo de bienes, la jornada, vistos otros resultados, ha venido con una buena pedrea.

Uf, qué sufrimiento, oh, infelice, ay, mísero de mí.

No se entiende muy bien la trayectoria de la AD Alcorcón tras ver sus dos partidos contra el Alba, es un equipo que trata muy bien la pelota, pero en los metros finales se atora. Menos mal, porque tantos tiros a los postes, tiene su miga. Insisto: felizmente los alfareros marraron más de la cuenta. El Alba hizo un partido muytáctico, como viene siendo habitual, pero no se le dio nada mal nadar en el caos en el que por momentos se convirtió la lucha, animada por el muestrario de tarjetas que mostró el trencilla. Yo no vi motivos para tal retahíla, sólo le faltó sacar alguna a un espectador local que no paraba de hurgarse la nariz. Yo no me animé a decir nada (salvo a mi santa), pero cada vez que lo miraba el tío seguía inasequible al desaliento buscando petróleo en su pituitaria; amarilla por supuesto. Estaba a una distancia prudencial, pero siempre hay que estar atento, porque esta gente a veces se gasta buena puntería, pero no fue el caso.

Tras el derramamiento de tarjetas amarillas toca hacer acopio de recambios, ejercicio nada excepcional tras la temporada que llevamos, si estamos donde estamos es porque el fondo de armario del que dispone el Alba es más que fiable.

Nos queda subir el Tourmalet, el Alpe d’Huez y los lagos de Covadonga, pero no sólo a nosotros con lo que, guardemos la compostura. Además, me atrevo a pronosticar que alguno al que no se le esperaba se va a invitar a los play-offs, por lo que necesariamente se producirá el efecto dominó que hará que de los gallitos que han estado flirteando toda la temporada con la elite, uno se va a dar un escurrizón Y no vamos a ser nosotros.