2020, ¿seguirá la odisea en el Belmonte? (Opinión)

Escrito por: Bienvenido Picazo

viernes, 03.01.2020

Dadas las actuales circunstancias, no sé si el partido del Heliodoro será un antes y un después, o simplemente la continuación de una temporada la mar de esotérica e inquietante. Porque estamos empezando la segunda vuelta y todavía no sabemos si podemos aspirar a algo más que a salvarnos. A día de hoy, yo firmo donde sea por volver a jugar en Segunda el año próximo. No quiero ser agorero, pero todavía no he vivido un partido tranquilo en lo que llevamos de temporada, ni creo que ningún albacetista lo haya hecho. Soy malísimo con las estadísticas, entre otras cosas, porque son tozudas y suelen llevar razón: nuestros números son lamentables y sólo los dioses saben por qué estamos ubicados en zona tranquila. Algunos hemos festejado la Navidad un poco alucinados, al no encontrar relación entre lo que hemos visto y los números.

 

Dado que la suerte nos ha sonreído, cosa que ha acontecido en contadísimas ocasiones a lo largo de la historia, no ya sólo en lo meramente futbolístico, los albaceteños, debemos festejar que nuestro equipo de referencia: el Albacete Balompié, esté muy vivo y, si los hados siguen de nuestro lado, con posibilidades de poder aspirar a algo más que a peregrinar por la categoría, esperando que llegue la próxima temporada.

 

El caso es que cuando me bajan los niveles de pesimismo en sangre y miro otros equipos, tampoco veo grandes diferencias, así que todavía no sé si somos nosotros o son los otros, pero el caso es que no marcamos y resulta muy doloroso comprobar que tras veinte partidos, somos los más torpes de la clase en esta asignatura. No reincidiré en el dato de que sí, la relación calidad-precio es maravillosa hasta ahora, pero me temo que estamos jugando a la ruleta rusa. Y sucede que la ruleta rusa, en el supuesto de que sea un juego, es una apuesta para muy irresponsables y para muy locos y los manchegos no somos ni lo uno ni lo otro, así que estamos jugando un juego que no conocemos y eso produce cierta incertidumbre en la grada. Tampoco desde abajo se nos transmiten señales fehacientes que inviten al optimismo.

 

Los fastos navideños, imagino y deseo, que no se hayan vivido en la sala de máquinas del Club, como en el resto de la provincia, quiero decir, que espero que se haya estudiado bien la situación real y se estén tomado las medidas oportunas para evitar pasar una decadente segunda vuelta.

 

El CD Tenerife, sólo ha ganado cuatro partidos y ¡maldición!, su mejor partido fue la humillación que nos infligió en nuestra propia casa. En el Heliodoro, apenas han cosechado una victoria, con lo que los nuestros deben aprovechar su eficacia en las salidas. Todo este batiburrillo estadístico, debe tener su refrendo sobre el pasto tinerfeño, de lo contrario, las cuentas quedarán en meras expresiones de deseo, y lo que es peor, nos asomaremos al abismo.

Con fútbol o sin fútbol: ¡Feliz 2020!, a los fieles lectores de CINCOMÁSELDESCUENTO.

Noticias relacionadas