Otra final (Opinión)

Escrito por: Bienvenido Picazo

sábado, 04.07.2020

No sé cuántas finales llevamos ya. Siguiendo con la lógica que ya anuncié, me parece que lo de ir de empate en empate no es tan malnegocio. Teniendo en cuenta que el Málaga CF es una máquina de empatar, pues lleva dieciocho tablas nada menos, sería buena señal dejar La Rosaleda arañando el puntito necesario que, junto a los otros cuatro de las jornadas restantes, nos sacaría de pobres.

Los malacitanos no son los mejores de la clase cuando juegan de locales, lo que unido a que el Alba, cuando sale de excursión da su mejor cara, contrariamente a lo que sucede cuando compite en casa, podrían dar una ecuación sabrosa. A estas alturas, positivo es todo aquello que sume.

El año pasado andaluces y manchegos, éramos unos gallitos y peleábamos en las alturas, esta temporada vamos como alma que lleva el diablo, intentando salir del infierno en el que estamos metidos. Ambos, por méritos propios. Uno de los dos saldrá muy oxigenado en caso de victoria, la derrota, excuso recordarles a dónde nos relegaría, el empate, ya quedó dicho, nos seguiría dejando en tierra de nadie, con la consiguiente angustia que ello acarrea.

La racha que llevamos de cinco jornadas sin perder, nos debe procurar algo de moral y, ojo, aunque es verdad que a veces jugamos a no se sabe bien qué, en ocasiones el equipo ha tratado bien la pelota y habría podido sacar adelante alguno de susmúltiples empates. Es cuestión de creérselo, los tiros a los postes y los penaltis fallados, no son más que consecuencia de debilidad anímica. A veces se echa de menos cierto ardor guerrero, sin garra es muy difícil salir de ningún pozo. Sé que no conviene quejarnos, porque echando todas las cuentas imaginables, la posición que ocupamos es bien merecida, pero resultaría amargo no triunfar, puesto que desde que llegó Lucas Alcaraz, ciertamente la mejora no ha sido sideral, pero sí ha habido un goteo regular de puntos que ha hecho que hayamos sacado algo la cabeza.

Seguimos encajando de forma cruel, pero ahora hay reacción, eso que no habíamos visto en toda la temporada, parece que por fin ha calado entre los nuestros. No nos cunde mucho frente a la puerta rival, pero el estado anímico general parece, y es, otro. Y lo de ver puerta, sigo pensando que es cuestión de creérselo.

No se lo digan a nadie, pero a pesar del sufrimiento que llevo encima, soy optimista de cara al desenlace final de la temporada. Y jugar fuera, me da un pelín más de confianza. Aprovecho para confesarles que sí, soy optimista, pero no sé si me animaré a ver todo el partido o estaré haciendo zapping, o directamente iré a orearme para evitar subidones a mi baqueteado corazón. Pasear en soledad, es la única actividad que puedo realizar medianamente bien, mientras los nuestros se desempeñan. Digo desempeñan, no despeñan.

Hoy estoy optimista y quiero ejercer de tal. El problema empieza a solventarse desde el momento en que se tiene localizado. Yo creo que lo nuestro es cuestión de creérselo, ¿no? Vamos a ser capaces ¿no? ¡Pues claro!

¡Aúpa Alba!

Noticias relacionadas