Diferencias abismales en Cornellá (3-0)

Escrito por: Hugo Piña

sábado, 12.09.2020

Inicio fulgurante de un Espanyol que antes de la media hora ya doblegaba al Albacete en Cornellá. Los goles de Melendo y Wu Lei rebajaron las ilusiones manchegas a casi nada en un partido en el que los locales demostraron, de principio a fin, que son de otra categoría superior. Embarba cerró en el 90’ el marcador. Debutaron David Del Pozo y Carlos Isaac mientras que Ortuño, Peña, Jean Jules y Álvaro Jiménez volvieron a enfundarse la camiseta del Alba.

El Albacete Balompié inició este sábado su andadura en Segunda División. Frente al RCD Espanyol de Barcelona y con una nutrida presencia de jugadores del curso anterior, el técnico Lucas Alcaraz definió su primer dibujo táctico en Cornellá-El Prat con un 4-2-3-1 en el que tan solo Jean Jules, Álvaro Peña y Alfredo Ortuño eran ‘novedades’ con respecto a julio.

Con la premisa de mantener el orden, generar rigor y sustentar el centro del campo comenzó el Alba el choque. Intentando que las diferencias no se viesen y con un estilo totalmente opuesto al de su rival, un Espanyol que con Fran Mérida, Melendo, Migelón, Embarba y sobre todo Raúl de Tomás gustaba de la pelona y el ‘Tiki Taka’.

Fruto de la insistencia y dominio local llegó lo que Alcaraz no quería: Error defensivo en cadena de la defensa y gol de Melendo en el 14’ de partido. El guión propuesto por el técnico andaluz se venía abajo al tiempo que las prestaciones locales crecían. Embarba chutó al larguero poco después y de Tomás falló con Nadal ya batido en el área chica.

Dominio, posesión y un Albacete que nada podía hacer en los primeros compases de encuentro. Diferencias abismales entre los manchegos y un Espanyol de Barcelona que quintuplica presupuesto con los blancos. Se notaba y se notó para desgracia de un Lucas Alcaraz que se postraba inmóvil en la zona de banquillos.

Para entonces y con dominio absoluto perico llegó el gol de Wu Lei en el 25’. Otro error no forzado de la defensa del Alba que no mostró atención y que el oriental supo definir a la perfección. El Espanyol se gustaba y Vicente Moreno, su entrenador, disfrutaba con lo que veía sobre el verde.

Instantes después el Espanyol redujo la marcha y el Albacete tocó bola. Poco a poco los manchegos dejaron patente que saben jugar aún con un rival de enjundia como el de esta noche en Cornellá. De las botas de Álvaro Peña y Manu Fuster crecieron las opciones de un Albacete que con espíritu y raza intentaba la machada en una primera parte que pese a todos los sinsabores dejó hueco para la esperanza albacetista.

SEGUNDA PARTE

Con marcador y sensaciones resuelto, Alcaraz dio entrada a Zozulia, Álvaro Jiménez y Del Pozo con el fin de estar más presentes en área rival. El andaluz perdía el peso de Peña aunque sumaba músculo ofensivo, algo de lo que había carecido el equipo en la primera parte de esta noche.

Con razón muchos aficionados podrán decir que las sensaciones fueron similares en la segunda parte. Si bien, lo cierto es que el Alba sumó enteros con Jean Jules agarrando el tronco de un equipo que le ponía algo más de ilusión y certeza al duelo. Ortuño tuvo una ocasión clara de gol pero su remate forzado no encontró  portería.

Lentamente el Albacete mejoraba o al menos tenía visos de mejora. Cierto es que el rival se acomodaba con el marcador que tenía y los De Vicente Moreno no apelaban a la épica en la jornada inaugural. El carrusel de cambios local terminó por deshacer el fulgurante papel inicial.  De Tomás se sentó en el banquillo y Embarba le sustituyó como foco: gol de penalti por manos del debutante Carlos Isaac en el 90’ que cerraba una noche para el olvido.

Con todo, el Albacete no pudo hacer mucho más. Ilusiones intactas en el cuadro albacetista que ve como con este 3-0 se pone colista (momentáneamente) de Segunda. Restan 41 jornadas y los blancos iniciarán la próxima semana en el Carlos Belmonte y ante la Ponferradina ‘su’ liga.

  • Fotografias (LaLiga):