Menéndez también recupera a Caballo y Fran García para la causa

Escrito por: Hugo Piña

lunes, 08.02.2021

El asturiano Menéndez ha recuperado la óptima versión de sus dos laterales zurdos. Antes de su llegada, la realidad es que el flanco izquierdo no rendía y los rivales lo sabían: muchas de las llegadas se producían por ahí y a ello se añadía que Manu Fuster o Álvaro Peña, jugadores que han solido actuar por metros más hacia delante, no eran extremos puros y les costaba subir pero también bajar a defender. Ahí están los números.

Sin embargo, desde la llegada de Menéndez, el Albacete se ha visto enriquecido en todos los sentidos, también en el flanco izquierdo con Fran García, que ahora es casi titular indiscutible, y Diego Caballo, que además de actuar en defensa puntualmente también ha reconvertido su posición como el pasado viernes ante el líder.

Pero no solo nos quedamos con los minutos y buena apariencia de ambos futbolistas recuperados, si no con la aportación de uno y otro en un equipo que parece haber cambiado «de la noche al día» desde la llegada de Alejandro.

La presencia de dos futbolistas como Fran y Diego nutre mejor a un equipo que tiene que reconstruirse de abajo a arriba. Y para ello, nada mejor que hacerlo con dos futbolistas que conocen bien la ardua tarea de un lateral. Muchas veces sacrificados, la realidad es que la posición de estos dos futbolistas zurdos no invita a que destaquen como puedan hacerlo jugadores de líneas más adelantadas.

Por ello, el reconocimiento hacia Fran García y Diego Caballo es todavía más grande, puesto que vista su mejorable versión en la primera vuelta, ahora, con Menéndez a los mandos, se comprueba como el rendimiento de uno y otro es  radicalmente opuesto. Fran parece el hombre titular para Alejandro en el flanco zurdo, aunque Caballo se gana también la presencia en el once hasta de extremo como el pasado viernes.

Ganan Fran y Diego pero sobre todo gana Menéndez. El asturiano parece estar mejorando el rendimiento colectivo a base de mejora individual, con dos casos muy concretos y que habla a la perfección del trabajo interno que el de Gijón lleva haciendo desde su llegada a La Mancha a mediados del mes de diciembre.