Foto Twitter

El técnico hellinero Juan Arsenal se ve gravemente perjudicado por la situación del Real Jaén

Escrito por: Carlos Garrido Marqueño

jueves, 16.09.2021

El Real Jaén vive momentos más que complicados. El club arrastra una importante deuda con la Seguridad Social que asciende a los 4 millones de euros, que hacen que su futuro pinte muy negro. De hecho, Antonio Méndez Asencio, máximo accionista de la entidad, ha confirmado que lo más probable es que se llegue a la disolución de la misma.

Es más, el Jaén debería iniciar este fin de semana la temporada en Tercera RFEF frente al Motril, y lo más normal es que tal hecho no llegue a producirse.

Esta situación perjudica gravemente a todos los trabajadores del club, entre los que se encuentra el técnico Juan Arsenal, natural de la localidad albaceteña de Hellín.

Precisamente, el propio Arsenal ha concedido una entrevista a los compañeros del portal digital entrenadoresfutbol.es donde se sincera totalmente:

«Esto es una pesadilla, no se lo deseo a nadie. Se muere el Real Jaén y yo me quedo sin trabajo. Estoy desolado. Se va a la basura una trayectoria que es casi centenaria y todos mis esfuerzos para salvarla en el plano deportivo. La verdad es que jamás creo que tenga que volver a vivir nada igual».

«He hablado con algunos futbolistas y les he tenido que explicar la situación. Yo di la cara ante ellos para que vinieran con nosotros y no es nada sencillo tener que decirles que las cosas no están saliendo y que con total probabilidad nos vamos todos a casa».

«Mañana nos presentaremos en nuestros puestos de trabajar hasta que nos llegue alguien y nos diga que no tiene sentido, que nos tenemos que marchar. Aun sabiendo que no teníamos las fichas diligenciadas hemos cumplido como nos corresponde y hemos preparado como hemos podido el encuentro ante el Motril».

«El año pasado acepté este reto aún estando el equipo en la última posición porque no dejaron de insistirme y me hice sensible con la situación del equipo, de las peñas, de los aficionados que aman y sienten este club. Con mucho esfuerzo y sacrificio lo logramos salvar y nos quedamos incluso a punto de poder entrar en la fase de ascenso a Segunda RFEF. En el verano me surgieron ofertas y cosas para cambiar de aires. Pero no quería dejar el trabajo a medias. Me quedaba un año de contrato y confiaba en que lo iba a poder aprovechar para saldar el centenario del Real Jaén con un ascenso. Y ahora me he llevado este mazazo», concluye.