Rubén de la Barrera se pronuncia de forma clara sobre la situación de Boyomo

Escrito por: Carlos Garrido Marqueño

viernes, 10.09.2021

Tras el entrenamiento previo al importante duelo de mañana ante el FC Andorra, Rubén de la Barrera ha atendido a los medios de comunicación en una rueda de prensa donde no ha evitado hablar de lo sucedido con Boyomo.

“El tema de él va por partes. Hay una situación que es de club y otra que es de vestuario, de equipo. La gente tiene que ser consciente de las equivocaciones y no pasa nada. El tema es asumir precisamente ese error. Es muy humano, en este caso, querer revertir esa situación”, afirma.

Por otro lado, el técnico gallego señala que el vestuario ha gestionado muy bien esta situación: “Él creo que tiene una suerte, que es tener los compañeros que tiene, que enseguida le echan un cable. Todo el mundo comete errores, y en este caso ha sido él. Eso, por mi parte y la de sus compañeros, no lo ‘mata’. Estos comportamientos en otro vestuario te pueden perjudicar o casi ser definitivos. En este no, y esto habla muy bien del vestuario que lo conforma”.

Espera que la semana que viene ya esté con el grupo: “La idea es que la semana que viene esté. Pero que queremos que sea consciente de lo que ha sucedido y esté conectado, metido y tenga claro para qué es esta temporada: ayudar al equipo, crecer individualmente y que se siga beneficiando. Por un lado, el club en el valor que tiene el jugador y, por otro lado, el jugador que se beneficie de lo que se está generando e implementando en el club. Es importante que todo el mundo salga beneficiado”.

Finalmente, De la Barrera confirma que el jugador no tenía permiso para descansar: “No. Pero bueno, en estas siempre aparece. Aquí hay intereses de agentes, de tal y cual. Esto debería ser más sencillo”.

“Se genera una situación en la que parece que varios equipos estaban interesados en el jugador, que a mí me parece fenomenal. Eso habla bien del trabajo que se ha hecho con él años atrás, y el trabajo que él ha hecho. Pero si el club considera que lo que ha llegado por él no satisface sus necesidades, hay que llegar a un acuerdo. Esto no consiste en que si alguien se quiere ir se va. Al final todo eso hay que manejarlo y gestionarlo. Luego cada persona que forma parte del juego intenta decantar la balanza hacia un lado”.