Las cuentas de la vieja (Opinión)

Escrito por: Bienvenido Picazo

viernes, 28.01.2022

Vamos a suponer que la clasificación que vemos es la real, o sea, que nuestro Alba ha disputado los mismos partidos que los demás. El planteamiento que les haga, ya sé, suena algo infantil lo admito, pero si jugamos con el convencimiento de que esto es lo que hay, quizá interioricemos que la cosa va muy en serio y que, aun con dos partidos menos, la cosa no pinta nada mal.

La jornada que no hemos disputado no ha salido tan cara, es más, afirmo que nos ha dejado un regusto la mar de dulce. Las cuentas de los pesimistas, entre los que me incluyo, nos daban un panorama algo grisáceo tirando a negro, pero mira tú por donde, la cosa ha quedado muy aparente.

Dando por buena la tabla, vemos que nuestras opciones siguen intactas, veamos: el descenso ya queda muy lejano, quedarnos fuera de la promoción está a seis puntos y al líder lo vemos con cuatro puntos más. No es mal bagaje. Hasta aquí el juego, ahora vamos a por lo perentorio.

Lo primero que observamos es que nuestro próximo rival, el Sevilla At, llegará al Carlos Belmonte envalentonado después de haber ganado, y bien, al gallito de la categoría. Imaginar que Rubén de la Barrera habrá tomado buena nota, no deja de ser una evidencia. Así pues, tratemos a los cachorros de Nervión como lo que son, un buen equipo que de ninguna manera terminará la temporada por donde deambula. Haría bien el Alba en echar la caña por allá abajo, a ver cómo está el mercado. Los filiales, todos lo sabemos, son equipos que si tienen el día, son temibles.

Preocupa el hecho de que los nuestros, apenas hayan jugado dos encuentros oficiales en cuarenta días, del mismo modo que también causa cierta intranquilidad la racha que llevan los sevillanos, puesto que solamente han perdido un partido de los últimos ocho que han disputado. Vienen subiditos de moral y están a un paso de salir del pozo. La clasificación de las últimas nueve jornadas los tiene encaramados en la tercera posición. Poco más que añadir en este apartado.

Si los nuestros empalman con la dinámica que dejaron en Navidad, no hay nada que temer, pero este parón, cuando menos, nos deja expectantes. Eso sí, descansados, estamos muy descansados, de lo cual se infiere que será difícil hallar excusas si no salimos con bien.

Queda en la recámara la idea de que no hay ningún equipo en la categoría, a día de hoy, que quiera jugar contra el Albacete Balompié, eso nos da una ligera ventaja antes de salir al césped, pero ahí acaba todo el análisis psicológico.

Lo cierto es que estamos todos deseando ver a los nuestros para ratificar que el parón, no ha sido nada más que una componenda administrativa y que la moral y la sapiencia futbolera que dejaron antes de los turrones sigue intacta.

Ciertamente, todavía no ha llegado el momento de sacar las calculadoras, pero las señales que llegan de los entrenamientos y la tranquilidad que emana desde todos los poros del Club, nos lleva a pensar que el Alba sigue donde lo dejamos. Así es que,sólo queda pertrecharse con mucho fuste contra el general invierno, porque es en este mes que entra, cuando nos vamos a jugar casi todas las habichuelas. Cuanto antes empecemos a marcar nuestro territorio, mucho mejor.