De Castalia, al cielo (Opinión)

Escrito por: Bienvenido Picazo

sábado, 16.04.2022

Después de Castalia, lo tendremos mas claro. Claro, que puede ser que para bien o para sufrir, porque lo que no nos va a quitar nadie es el sufrimiento. Tenemos todas las papeletas para triunfar, pero qué sería del Albacete Balompié sin su ración de angustias de regalo para su famélica afición. A menudo me pregunto qué sería de nosotros si no tuviésemos las angustias que nos mantienen tan vivos o tan sin vivir, porque el arriba firmante pasa las de Caín, cada vez que ve a los nuestros a dos pasos de “hacer cumbre”.

Por descontando que “hacer cumbre”, así con comillas, pasa por ganar al CD Castellón en su campo, tarea, por cierto, nada fácil, ya que los blanquinegros eran uno de los favoritos al ascenso directo, pero se vieron envueltos en una categoría de lo más traicionera, no se han terminado de adaptar y están viéndose negros para sacar la cabeza y meterse en la promoción. En realidad los castellonenses, lo están pasando mal, desde que sus vecinos amarillos se pusieron los galones y empezaron a repartir modos de empleo de cómo hacer bien las cosas.

La visita a Castalia es algo más que un partido, pero, ciertamente, no son más que tres puntos, así pues, que nadie piense que tras esa cita tendremos todas las respuestas. Aunque ganemos, el sino de nuestro Alba será seguir remando, si ganamos habremos asegurado la disputa de la promoción, pero poco más. Además, tal y como estamos, la lotería de la promoción sería para nosotros una consolación y, por consiguiente, iríamos a disputarla con cara de perdedores. Ya jugamos para quedar campeones. Es duro reconocerlo, pero el Alba, ya sólo juega para “campeonar”. Es duro y realista, pero quien quiere jugar en el patio de los grandes, no puede andarse con miramientos y temores. Los líderes no están para tiritas ni mercromina.

Francamente, yo veo a los nuestros dispuestos y predispuestos a dar el gran zarpazo, no sólo en esta jornada, sino en lo que queda de competición. Yo, que de normal, soy medroso y las dudas me carcomen, veo a los nuestros con vitola de luchar por terminar arriba del todo. Las maneras con las que se desenvuelven, son inequívocas e impropias de un equipo de tercera, el Albacete Balompié de Rubén de la Barrera, tiene toda la impronta de poder defenderse con dignidad en categorías superiores. Me da que con estos mismos jugadores y esta misma confianza, podríamos competir con dignidad en Segunda. No tengo ningún conocimiento empírico que sustente mi opinión, pero las sensaciones que transmiten los nuestros, dan algunos mensajes tranquilizadores. Las maneras, a veces, nos incomodan, pero la filosofía del gallego es de profundo alcance, el Alba es muy sólido.

Ahora mismo, estoy seguro de que Rubén de la Barrera está en la cartera de más de uno y más de dos, pensemos que hoy está al mando de lo que más queremos en el mundo, así que no desdeñemos este regalo y confiemos en su sapiencia. Ya he dicho en más ocasiones, que no me gustaría tenerlo como rival, incluso cuando he visto partidos espesos de nuestro Alba.

No sean malpensados y piensen que lo fío todo al entrenador, en absoluto, el entrenador no chuta ni da pases, pero tenemos jugadores más que solventes que en el tramo final, parecen haber salido del armario dispuestos a comerse el mundo.

Algo me dice que, lo mejor está por venir y a la vuelta de la esquina. Lo dice un pesimista convencido.