Del sadomasoquismo a la siembra, así han sido las últimas campañas de abonos del Albacete

Escrito por: Rafa Gil

viernes, 24.06.2022

En los próximos días, el Albacete dará a conocer su nueva campaña para la captación de socio en el retorno del club al fútbol profesional. La publicidad no tiene límites y las ideas de los creativos han sido muy diversas, por ello en 5 más el descuento vamos a repasar algunas de las más rompedoras. Y luego, otras que directamente fueron un fracaso absoluto.

La más impactante seguro, porque además se pudo ver en medios nacionales, fue la de la temporada 2009-10. En ella un matrimonio tradicional se abonaba a la pasión, con las máscaras y el látigo se transformaban para ir el domingo a ver al Albacete. En 2015, con Miguel Núñez a la cabeza la plantilla al completo bailó la danza maorí en el spot de la campaña. Poco después, em 2018, el protagonista era el humorista Juanjo Albiñana donde te pedía que pusieras la camiseta, en otro anuncio que fue realmente gracioso. Y luego no podemos olvidarnos el año que un aficionado del Albacete acudió a un psicoanalista para superar su locura por el equipo.

El año pasado el departamento creativo apostaba por un concepto más intimista con la intención de tocar la fibra sensible. El protagonista del spot era el jardinero del club que cuida al césped haciendo la semejanza de la nueva plantilla que estaba por venir. Un valor añadido que sin duda llamó la atención fue el regalo de un bote de semillas a cada aficionado para que hiciera lo propio en su casa.

Ambiciosa y arriesgada fue la de ‘Proyecto 10.000’. Fue la campaña que se hizo justo tras el primer descenso del Albacete a Segunda B, en aquellos años se había desenganchado gente y la idea era la de llevar a 10.000 hinchas al estadio. Aquello era complicado y no se consiguió pero aquel curso se recuperó mucha ilusión y vino muchos  jóvenes a ver los partidos del Albacete.  Y para olvidar fue la ‘Todo a 100’, el concepto trataba de que todos los socios tuvieran su pase por 100 euros. Un precio irrisorio en algunas zonas del campo y que a la postre supieron un descalabro económico porque el conjunto manchego no consiguió una gran movilización.