Marcador y Tribuna Marcador (Opinión)

Escrito por: Bienvenido Picazo

miércoles, 20.07.2022

Los aficionados de nuestro Albacete Balompié, que nacieron tras la gran reforma del Carlos Belmonte, propiciada por el ascenso a Primera, allá por los noventa, es decir, una buena porción de la masa social, o sea y para ser más precisos, todos aquellos que no tienen todavía cuarenta años, desconocen, o si lo saben, es porque se han preocupado en ojear fotografías antiguas, que el marcador antaño, se ubicaba, donde hoy lo hace la tribuna que lleva su nombre.

Quienes llegan por vez primera a nuestro estadio, no terminan de enlazar bien el hecho de ver el marcador en un fondo y la tribuna que lleva su nombre en un lateral. Deben de pensar que los manchegos somos un poco cazurros o que, simplemente, nos gusta jugar con el surrealismo. Podría ser ¿por qué, no?

Ahora que se adivinan nuevos retoques en nuestro tan entrañable y tan pintón recinto, no estaría de más, rebautizar completamente todo el lateral de la, mal llamada, Tribuna Marcador. El Club, podría abrir en su página web un “buzón de sugerencias” entre la afición, o designar un “Comité de sabios”, para intentar encontrar algo menos previsible que “Tribunal Lateral Alta” o “Tribuna Lateral Baja”. Indagar en nuestra historia o algún lugar de referencia de nuestra ciudad, no estaría tampoco mal. Y, ya puestos, a lo mejor a los goles, tampoco les vendría mal verse renombrados con alusiones a cosas nuestras obviando los nombres tan trillados en todos los campos. Se me ocurre “Tribuna 1940”, por ejemplo o “Grada Chinchilla”, por citar sólo dos ocurrencias.

Visto el caso que me han hecho para la elección de nuestra segunda camiseta (yo abogaba por el granate o vino tinto),  imagino que la sugerencia para cambiar el “Marcador”, seguirá los mismos derroteros.

Lo importante, en resumidas cuentas, no es tanto la nomenclatura de las diferentes partes de nuestro estadio, como que éste esté en perfecto estado de revista para recibir la nueva temporada, según nos han prometido: flamante y novísimo marcador, iluminación estratosférica y algún que otro retoque.

El año del reencuentro, debe servir para empezar a sentar las bases del nuevo Alba que se construye entre bastidores. Por los fichajes, no tengo ninguna prisa, los años que hemos apurado las compras, con la temporada ya iniciada, han resultado los mejores.

Sigamos remojándonos en la piscina (de plástico) e imaginandonuevas mejoras para todo lo que tenga que ver con nuestro murcielaguito.

No, no piensen que mis “profundas reflexiones”, son producto de un golpe de calor (estoy a la sombra con los pies en una palangana), es simplemente, que no doy para mucho más.