La última visita del Burgos CF hace ya más de 20 años

Escrito por: Rafa Gil

viernes, 19.08.2022

El fútbol burgalés tiene una tradición enorme, tres clubes han sido los que han dado guerra y con cierta solera en Primera División incluso. Sin embargo, con todas las refundaciones un equipo de Burgos llevaba tiempo sin competir en el fútbol profesional. De hecho, este curso anterior había pasado 19 desde que el actual Burgos CF no estaba en Segunda División. Y por tanto ahora, son 20 desde de que castellanos y albaceteños coincidieran en la categoría.

La última vez que este club pisó el recinto manchego fue en la primavera de 2002. En aquellos tiempos dos viejos conocidos en los banquillos, en el conjunto blanco el míster era Paco Herrara y en el bando contrario Enrique Martín, curiosamente después pasaría a ser técnico del Alba. La alineación albacetista estaba comandada por Cano, ahora entrenador de porteros, en defensa estaba Pedro Hernández, Corona, Juanlu y Padilla. Miguel García, José y Alvaro Rubio era la medular del equipo. Y en ataque Rodri, Duré y Perera. Por parte del Burgos, destacaban dos hombres, uno Carlos Merino entonces jovencísimo y que años después acabó vistiendo la camiseta del Alba y luego Cheryshev, el padre del hasta hace nada jugador del Valencia. La once que presentó Martín fue Tito en la portería y el resto de los hombres fueron Álex, Alberdi, Joyce Moreno, Zubizarreta (nada tiene que con Andoni), Aitor Arregui, el mencionado Merino, José Mari, Cuyami y el delantero ruso que comentábamos con anterioridad.

Este partido correspondía a la jornada 38 y ambos estaban en una situación desahogada. El Alba era octavo y el Burgos un puesto por debajo. Pero muy lejos del ascenso directo, el Albacete estaba ya ha 8 puntos de aquella zona. En el choque se pusieron por delante los locales, con un gol de Padilla, curiosamente el primero que marcó con la camiseta del murciélago.  Luego empató Dani Pendín, un trotamundos del fútbol que le ha hecho gol al Albacete estando en varios equipos y que había entrado desde el banquillo. Fue otro revulsivo el que le dio los tres puntos al cuadro manchego, Mikel Aguirregomezkorta, hizo el tanto del triunfo en el 67.

Hay que añadir que aunque deportivamente el Burgos se salvó en el terreno de juego. Luego el club castellanoleonés acabó perdiendo la categoría de manera administrativa, propiciando que el Levante se salvara, los granotas fueron el gran rival por el ascenso a Primera al siguiente curso. Pero fue el Alba quien terminó conseguir volver a la Liga de las Estrellas.

Por otro lado, el histórico Real Burgos ha sido el club que mas veces ha venido desde la ciudad catedralicia. Sobre todo en los años 80 en la división de bronce y luego en los 90 en Primera. La primera visita fue en plena feria de 1986 y allí los visitantes se llevaron los tres puntos, en el aquel Burgos jugaba Eizmendi, el padre del que fuera jugador del Albacete Eneko hace poco tiempo. El gol lo anotó Mata en aquel partido de la jornada 3. Del resto de enfrentamientos en la élite, siempre ganó el conjunto manchego. 1-0 en el 91 y nada menos de 4-0 en el 92.

Por tanto, se puede decir que los equipos de Burgos capital no se les da muy buen el Belmonte ya que hace 36 años que no consiguen ganar en tierras manchegas.