De nieves y hielos, sabemos un montón en Los Llanos (Opinión)

Escrito por: Bienvenido Picazo

sábado, 21.01.2023

No sabía que este año íbamos a tener que jugar en Siberia. No pasa nada, los de Albacete sabemos jugar bajo cero y en el Sáhara. Llevamos demostrando toda la temporada, que el clima no va a ser quien decida nuestro destino. ¿Con hielo?, pues sea, ¿con nieve?, pues ¿dónde están esos esquíes?; no nos vamos a achantar por unos copitos. Vamos, digo yo.

Por lo que estamos viendo, en el Alba, se sigue con calma chicha, tanto el mercado de invierno, como la vida en las alturas; esto me gusta. Se deduce, que todo se asume con naturalidad, de la misma manera que deseo, que los sustos, en forma de derrotas o lo que sea que nos pueda incomodar, lo entendamos como parte del juego, pero que no rompa el buen tono que se ha impuesto en todo el Club.

La experiencia contra el FC Andorra del año pasado es agua pasada, pero este año, ya tuvimos ocasión de soportar en casa, la solidez de un equipo que, está llamado a jugar en Primera en breve. Por motivos varios, pero sobre todo económicos, los del Principado, como otros de su mismo tenor, van a conseguir trepar a lo más alto. Esto no nos tiene por qué preocupar, pero conviene saber con quién nos vamos a jugar los cuartos, porque para ser su debut en la categoría de plata, se están desempeñando con un descaro impropio. Su regularidad a lo largo de toda la temporada resulta delatora, para ganarles hay que correr mucho y juegan contra todos, con la solvencia que lo haría cualquier matón. Eso dice mucho y bueno de ellos.

El partido, con nieve o sin nieve, está igualado, porque nuestro Alba tampoco es ninguna perita en dulce e imagino que, si lo del año pasado está olvidado, tampoco lo de la ida se ha de tener mucho en cuenta. Son un equipo sólido, pero nosotros tampoco le andamos a la zaga, de lo cual se deduce que, si ni el árbitro ni el VAR lo impiden, es posible que veamos un duelo de altos vuelos.

Menciono al árbitro, quizá imprudentemente, porque hace ya varias jornadas, que no tenemos noticias de ellos, o sea, que lo mejor será que nos pongamos calzoncillos de cuello alto, neopreno del bueno y tratemos de jugar completamente desacomplejados ante un buen conjunto. En realidad, lo que venimos haciendo desde agosto.

Rubén Albés, tiene ya poco margen para seguir evitando la gran cuestión que nos corroe a todos, a la vuelta de Andorra podremos aclarar conceptos, pero si, Dios lo quiera, volvemos con tres puntos, el vigués, tendrá que asumir que el Alba estará, virtualmente salvado y no nos podremos pasar todo lo que queda de temporada, jugando a no descender. Me malicio que habría que pasar a otra fase; claro que, si, Dios no lo quiera, volvemos con el rabo entre las piernas, no habrá pasado nada, simplemente tendremos que seguir buscando nuestro lugar en el mundo.

Lejos de mí, meterme en camisas que no son de mi talla, tampoco lo que pueda decir yo, tiene mayor eco, con lo cual, me puedo explayar; pero quiero decir que esta temporada, está resultando felicísima para todos nosotros y, que pase lo que pase, y quiero creer que de ninguna manera podría pasar eso que nadie queremos mentar, ya todo apunta a que nuestra Institución se está, por fin, estabilizando.

Aunque no sirva de mucho, porque la Segunda es una ratonera, quiero creer que se están poniendo los cimientos, para poder soñar con un futuro dichoso a la vuelta de dos o tres temporadas.

En función de lo que nos traigamos de Siberia, tendremos una media respuesta.