El 3-1 para olvidar, único precedente del Albacete en Andorra

Escrito por: Rafa Gil

domingo, 22.01.2023

Se han vuelto enemigos deportivos íntimos últimamente el Albacete Balompié y el FC Andorra, el pasado curso tuvieron una encarnizada lucha para conseguir el ascenso a Segunda División. Un premio, que para suerte de los manchegos, ambos consiguieron y por ello esta temporada se puede ver las caras de nuevo en el fútbol profesional. Hace unos meses, tras una recta final de campaña espectacular, el conjunto tricolor se imponía en el grupo II de Primera RFEF y subía por la vía directo. Los de Rubén de la Barrera tuvieron que esperar un poco y tras mucho sufrimiento la vuelta a la categoría de plata tuvo lugar en ese play off de ascenso que se culminó con el Riazorazo.

Clave en esa temporada fue el enfrentamiento que tuvieron ambos en la segunda vuelta y ya con muy pocas jornadas en juego. En concreto aquel duelo llegaba en la fecha 35, el Andorra estaba líder pero empatados a puntos. El que se llevara los tres gozaría ya de una ventaja de un partido. Por tanto, aquello era los más parecido a una final. Esta ha sido por cierto el único enfrentamiento entre ambos en tierras andorranas.

En Albacete hubo una movilización tremenda y fueron cientos los aficionados que se desplazaron aquella tarde de mayo al Principado de Andorra. Incluso con un recibiendo tremendo de su hinchada por parte de los jugadores blancos. Al Alba, además, se le puso todo de cara. En una de las primeras acciones del choque Rubén Martínez ponía en ventaja a los manchegos. Sin embargo, una vez superado el shock inicial, el cuadro tricolor empezó a generar juego y los de Rubén de la Barrera se esfumaron del partido. Fueron tres goles los que marcaron los de Sarabia pero si hubieran necesitado más, hubieran llegado. El Andorra estaba desbocado e hizo lo que quiso con el Albacete. Valieron los tantos de Bovel en el primer tiempo y luego tras el descanso de Pastor y Hevel. No hubo nunca una reacción de los albaceteños.

Esta derrota fue un mazazo del que costó levantarse por parte del cuadro blanco. Tanto que a la semana siguiente volvieron a caer contra el Nastic en casa. Un golpe duro que casi le cuesta el ascenso ya que la reacción solo tuvo lugar en la fase de ascenso al superar al Rayo Majadahonda y al Deportivo en esa fase decisiva. El ascenso directo había quedado prácticamente liquidado con la derrota en el Estadio Nacional.