El Real Oviedo, un hueso duro de roer para el Albacete, incluso en el Carlos Belmonte

Escrito por: Rodrigo Quero

viernes, 08.03.2024

El Albacete Balompié y el Real Oviedo han protagonizado encuentros llenos de emoción y rivalidad a lo largo de los años. Este enfrentamiento ha sido testigo de partidos intensos y resultados ajustados, mostrando una historia competitiva entre ambos equipos.

El equipo asturiano ha demostrado ser un rival difícil para el Albacete, incluso en su propio feudo, el Carlos Belmonte. En las últimas visitas del Real Oviedo al estadio manchego, ha logrado puntuar en varios encuentros, destacando su capacidad para complicarle las cosas al equipo local. Aunque en la temporada pasada el Albacete logró una victoria por la mínima, el Real Oviedo suele plantear un desafío importante en cada enfrentamiento.

Uno de los momentos más destacados de esta rivalidad reciente fue el partido de la pasada campaña, en el que el Albacete consiguió una victoria crucial con un gol de Kawaya en los últimos minutos del encuentro. Sin embargo, en temporadas anteriores, el Real Oviedo ha logrado puntuar en el Carlos Belmonte, con empates como el 1-1 en la temporada 2020-2021, donde incluso el Albacete falló un penalti decisivo.

Además, el equipo asturiano ha sabido imponerse en ocasiones, como en el curso 2019-2020, cuando logró una victoria por 1-2 con goles de Sangalli y Borja Sánchez, remontando el tanto inicial del Albacete dirigido entonces por Luis Miguel Ramis.

A lo largo de los años, el enfrentamiento entre el Albacete y el Real Oviedo ha dejado recuerdos inolvidables, como la eliminatoria de ascenso a Segunda División en la temporada 2012-2013. En aquella ocasión, el Real Oviedo logró hacer valer su victoria en el partido de ida por 1-0 en el Carlos Tartiere, superando la derrota por 2-1 en el Belmonte.

Este sábado, ambos equipos se enfrentarán nuevamente en un choque de Segunda División lleno de expectativas. Mientras el Albacete lucha por lograr la permanencia en la categoría, el Real Oviedo busca consolidarse en los puestos de playoffs de ascenso a Primera División. Un encuentro que promete emociones fuertes y que refleja la intensa rivalidad entre dos equipos con objetivos diferentes pero con un mismo objetivo: la victoria.