El primer once de Alberto en Albacete: continuista, dominador y vertical pero con la misma cara de descenso

Escrito por: Hugo Piña

lunes, 01.04.2024

El debut de Alberto González en Albacete dejó buenas sensaciones en lo general. Y todo pese a que la victoria sigue sin llegar a un Carlos Belmonte que comprobó como todo lo dicho y leído durante la semana de su llegada se cumplió con creces a través de un equipo vertical y alineado.

Quizá el grosero fallo de Glauder en la marca del córner que Pulido envió a portería pueda empañar todo lo anterior. Y así será en cualquier análisis que se pueda hacer del debut de Alberto. Lógico, por otro lado. Pero incierto, a decir verdad. Que Glauder no empañe las opciones de permanencia con las que Alberto llega a La Mancha y por las que ya el sábado ante el Huesca se vieron las primeras raíces.

El técnico malagueño apostó por ser continuista a groso modo. En portería, Vaclík siguió en el once y espantó cualquier tipo de fantasma o duda en portería; en defensa y ante la baja de Kaiky no había mucha opción a sorpresa: Glauder y Djetei junto a Álvaro y Jonathan Silva; en el centro del campo Riki y Lander volvieron a comandar la medular de un Alba que parece hundido en lo moral, junto a Manu Fuster, Agus Medina y Fidel, quien se convirtió en la gran novedad del once.

Y en ataque Alberto Quiles. El onubense marcó el lunes con Albés y el sábado con Alberto. Sin lugar a dudas, uno de sus momentos más destacados en el Belmonte desde su llegada del Dépor. Eso sí, el atacante únicamente sabe marcar en el Belmonte, ya que sus seis goles han sido, hasta la fecha, en casa.

• Los cambios de Alberto

Las primeras permutas del técnico albacetista fueron en defensa y ataque con la inclusión de Julio Alonso e Higinio a los 68’. Después llegaría el gol del Huesca en el grosero error de Glauder tras saque de esquina que reequilibraria todo de nuevo. Juanma, Shashoua y Pacheco serían el arrebato de Alberto en el 83’ intentando azuzar en última instancia un equipo que moralmente sigue KO y que todavía dispone de ocho finales por delante.

• Misma cara de descenso 

Todo lo dicho anteriormente de poco o nada sirve si no se ganan los partidos. La máquina del fútbol es así y con Alberto González se volvió a ver un Albacete que sí, que es mejor que el rival, que llega, lo intenta, supera… pero que a la hora de la verdad no concreta. Y este cuento a la afición del Albacete Balompié ya se lo han contado muchas veces. No en vano, el albacetismo ha sufrido tres descensos en los últimos tiempos, por lo que si alguien sabe qué cara tiene un equipo que se aboca al infierno es precisamente el socio del Alba, que sigue viéndole el mismo rostro a los de Alberto después de su infructuoso debut.