¿Se salvará el Albacete? Ojo al calendario que tienen por delante los de Alberto

Escrito por: Hugo Piña

miércoles, 03.04.2024

Arranca el mes de abril

. Y en el Albacete Balompié lo hacen con la mente puesta en el calendario que tendrán por delante para conseguir el objetivo de la permanencia. Difícil se antoja si nos atenemos a los números que ha vertido hasta la fecha el equipo manchego; pero no imposible.

Los de Alberto González tienen un calendario complejo sobre todo por las visitas de rivales que luchan por el ascenso y las visitas en mayo a estadios de rivales directos por la lucha. Muchas emociones juntas que el Alba habrá de pertrechar con el fin único de salir de cada envite sumando en positivo, y si son victorias mejor.

El mes de abril será crucial para el Albacete de Alberto: lo arrancará en Cornellá ante el Espanyol para recibir una semana más tarde en el Belmonte al Tenerife; después viajará al Pepico Amat para medirse al Eldense y lo cerrará en el Belmonte frente al Eibar. Un mes complejo donde los haya pero donde las victorias, como la lluvia, han de llegar a un equipo en situación límite.

El mes de mayo será, según los resultados obtenidos hasta entonces, determinante: lo que pase por entonces hará que el Alba dependa de sí mismo para tener opciones de salvación o estar ‘ya liquidado’. Y eso será en apenas un mes. Mayo arrancará visitando el Principado frente al Andorra en un duelo fratricida; después llegará el ahora líder Leganés al Belmonte para viajar después a La Cerámica y enfrentarse al Villarreal B. Casi nada para los chicos de Alberto González. El mes se cerrará en el Belmonte de nuevo ante un Mirandés que quien sabe si podría ser un último invitado a la fiesta de la permanencia.

Y por si todo eso fuese poco, llegada junio, la jornada 42, en la que el Albacete tendrá que viajar hasta La Romareda. Allí se enfrentará al Zaragoza en un partido que ahora mismo huele a final, a Ramón de Carranza, a todo por el todo y a un no va más. Para eso habría que llegar vivos y dependiendo de sí mismos, cuestión que ahora mismo se antoja difícil vaticinar.